Informe de la ONU revela que manifestantes detenidos han sido víctimas de violaciones sexuales

La mayoría de las violaciones, abusos sexuales y torturas físicas y psicológicas se han dado en las cárceles de El Chipote, aunque también se han utilizado casas clandestinas

Cientos de desaparecidos y secuestrados por paramilitares del gobierno en Nicaragua aparecen en la cárcel El Chipote. LA PRENSA/ ARCHIVO

En el contexto de las protestas en contra de la dictadura varios nicaragüenses han desaparecido. LA PRENSA/ARCHIVO

“Violaciones sexuales con rifles y otros objetos” a manifestantes detenidos por la Policía de Nicaragua, en el contexto de la protesta cívica en este país, han sido documentadas en el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Dicho documento fue presentado el jueves 30 de agosto de 2018 y deja al desnudo la masacre de Ortega y su pareja Rosario Murillo contra los nicaragüenses, por medio de policías y paramilitares.

Lea además: Informe de la ONU determina que jueces en Nicaragua actúan como verdugos

La mayoría de las violaciones, abusos sexuales y torturas físicas y psicológicas se han dado en las cárceles de El Chipote, aunque también se han utilizado casas clandestinas donde llevan a los protestantes a ser torturados y sodomizados, según denuncias de víctimas.

Tanto hombres como mujeres que han sido detenidos en el contexto de la protesta han denunciado violencia sexual mientras estaban privados de libertad.

Algunas mujeres fueron violadas. Los hombres denuncian violaciones con rifles y otros objetos. Son obligados a quitarse la ropa y permanecer en ropa interior en las celdas malolientes de El Chipote.

Puede leer: El Chipote: la historia de una cárcel llena sangre, dolor y pesadillas

Un ejemplo de estas aberraciones es el de Marco Novoa, un joven universitario que fue secuestrado por paramilitares a finales de mayo, y trasladado a una cárcel clandestina donde permaneció durante ocho días.

Novoa, ciudadano estadounidense permanece en Florida, donde se recupera de lesiones físicas y psicológicas, según nota publicada en LA PRENSA. Novoa describió como los paramilitares le introdujeron un mortero en el ano, luego lo patearon, lo que le provocó sangrado en esa área. Todo fue porque al escuchar los gritos de una estudiante que era violada, se indignó y dijo a los paramilitares que la joven podría ser hija de ellos.

Quemados con cigarros

Según el informe de la Oacnudh, algunos detenidos fueron torturados con pistolas de descargas eléctricas, quemados con cigarrillos, golpeados con alambres de púas, palizas con puños y tubos e intentos de estrangulación.

También: CPDH registra 16 casos de tortura del régimen orteguista a presos políticos

Abogados particulares también denuncian que sus representados fueron violados por paramilitares al meterles el cañón de armas en el ano, mientras los obligaban estar boca abajo, pero no lo denuncian públicamente por cuidar el pudor a sus representados.

Rafael Cárcamo, representante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), en Miami sostuvo en entrevista con LA PRENSA que en la recopilación de denuncias han logrado identificar abusos sexuales y otros tipos de torturas como sustracción de uñas, azotes en la planta de los pies con madera, entre otros.

Igualmente, en Managua, la CPDH recibió denuncias de violaciones sexuales a mujeres detenidas.