Normalidad de Daniel Ortega no llega a las reservas externas de Nicaragua

Según el reporte monetario que publica el Banco Central de Nicaragua, el 15 de agosto el Gobierno echó mano por segunda vez de un fondo de contingencia para afrontar problemas de liquidez

debacle económica

Ovidio Reyes, presidente del Banco Central, presentando un informe del PIB de Nicaragua y las perspectivas económicas. LA PRENSA/ARCHIVO /Maynor Valenzuela

Pese a que el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, afirmó que a partir de julio la actividad económica comenzaría a normalizarse tras caer más del 12 por ciento en junio, en agosto el Gobierno tuvo que recurrir por segunda vez a un fondo de emergencia del BCIE.

Según el reporte monetario que publica el Banco Central de Nicaragua, el 15 de agosto el Gobierno echó mano por segunda vez de un fondo de contingencia para afrontar problemas de liquidez por doscientos millones de dólares, contratado con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) desde el 2010.

Con ello, Nicaragua ya extrajo de ese fondo cien millones de dólares para solventar el bajón que provocó la crisis sociopolítica que golpea al país desde hace 140 días en las reservas internacionales brutas, en parte por la salida acelerada de los depósitos bancarios y retiros que en su momento hizo el Gobierno para solventar parte de su gasto público.

Le puede interesar: Gobierno orteguista competirá con bancos comerciales por grandes ahorrantes

La primera vez que el Gobierno hizo uso de este fondo fue el 27 de junio de este año, cuando retiró cincuenta millones de dólares.

El 17 de julio en una aparición en medios del Gobierno, el presidente del Banco Central afirmó sobre el estado de la economía: “Nosotros esperamos que a partir de julio empiece a normalizarse la situación y en el mejor de los casos, algunos casos que habían estado deprimidos, pues, repunten”.

Sin embargo, el 15 de agosto a las arcas del BCN entró un segundo tramo por cincuenta millones de dólares proveniente de la línea de crédito contingente del BCIE, según el reporte monetario disponible en el sitio web del máximo emisor bancario.

Lea además: “Raquítico” crecimiento de la economía antes de la crisis de Nicaragua

Durante años, el Ejecutivo se ufanó que venía renovando la línea de crédito con el BCIE de doscientos millones de dólares y que hasta ahora no había necesitado hacer uso de ella. Pero ahora en dos meses, ya han extraído cien millones de dólares. Estos han pasado a engrosar las Reservas Internacionales Brutas (RIB), que hasta el 30 de agosto sumaban 2,449.5 millones de dólares, por debajo de los 2,970.2 millones de dólares acumulados hasta abril o los 2,892 millones de dólares en marzo.

Las reservas internacionales se han visto presionadas por la salida acelerada de depósitos bancarios debido a que el BCN ha tenido que aumentar la venta de dólares a los bancos, que, desde que comenzó la crisis, han perdido más de 950 millones de dólares por retiro del público.

Solo en agosto salieron más de cien millones de dólares de los bancos, tras la medida del BCN de ajustar la forma en cómo se fija la comisión que cobra por la venta de dólares a las instituciones financieras. Esto generó temor entre los depositantes ante una posible devaluación de la moneda, debido a que se encarecería la compra de dólares.

Funides: fondos del BCIE no resuelven crisis

Para el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, el problema que tiene el BCN es que los retiros de depósitos continúan y la velocidad de salida depende de las acciones de política económica y eventos de cada semana.

“Así, la semana pasada, con la reforma a la norma para la tarifa de venta de dólares por el BCN más la decisión del Gobierno de retirar la invitación al equipo de las Naciones Unidas provocó una mayor salida de depósitos”, señaló Chamorro.

Lea también: Gobierno de Nicaragua retira más de cuatro mil millones de córdobas de las arcas del Banco Central para solventar efectos de la crisis sociopolítica

Además, explicó que “una medida es la de aumentar unilateralmente el stock de reservas, y es por ello que ha hecho uso dos veces del préstamo del BCIE, por cincuenta millones de dólares cada uno, y del cual aún tiene disponible cien millones de dólares”.

No obstante, Chamorro advirtió que “estas son inyecciones de una sola vez y no resuelven el problema de fondo, que son las expectativas de los agentes económicos ante el entorno sociopolítico actual y las recientes acciones de política económica de la autoridad monetaria».