Zona de Strikes: El ejemplo de Everth Cabrera

Everth Cabrera ha impactado no solo porque disputa títulos de bateo o realiza atrapadas espectaculares, sino porque se ha impuesto a sus propias debilidades

Edgard Rodríguez C.

Armando de una impresionante combinación de velocidad y determinación, Everth Cabrera se fue convirtiendo con el tiempo en un experto en superar obstáculos, mientras ilusionaba corazones y derribaba escepticismos, con trabajo duro y pasión sin límites.

Pero cuando caminaba en las alturas y se alistaba para recibir su recompensa, trató de introducir su futuro dentro de una botella y luego fue más allá con sus adicciones, con lo que le puso dinamita a su futuro y quedó expuesto al escarnio público.

Pasó de ser un ejemplo de superación, a convertirse en un atleta que malograba su talento, mientras los años pasaban y las oportunidades se alejaban. Quedó fuera de las Mayores y hasta aquí le costó estabilizarse.

Por eso, cuando partió a México en marzo pasado, le deseamos lo mejor, pero temíamos que todo terminara mal en esta nueva aventura. En lugar de eso, Cabrera se ha sobrepuesto, ha rendido al máximo en su equipo y ha garantizado su trabajo.

Su mayor éxito no es disputar los títulos de bateo, las atrapadas espectaculares o los corrings electrizantes que aún realiza, sino más bien, es haberse sobrepuesto a sus propias debilidades y levantar la frente mientras reconstruye su futuro.

El jugador chispeante que nunca baja los brazos, que se abrió paso en San Diego, que deja huellas en Yucatán y que se alista para unirse a los Cañeros de Los Mochis, está de vuelta, disfrutando el juego y sosteniendo a su familia, en otra demostración de la grandeza del espíritu humano.

Cabrera está ganando la batalla, mientras se convierte en uno de los atletas nicas de alto rendimiento de más consistencia en su trabajo. Pero sobre todo, ha ganado el duelo consigo mismo y sus propias debilidades, en una guerra que sostenemos todos a través de nuestra vida.

Después de caer varias veces y volver a levantarse con tanto ímpetu, Cabrera se está convirtiendo en un ejemplo de determinación, pero siempre usando su velocidad sobre las bases y la pasión que le imprime a su juego como sus referencias.

«El mercurio» está de vuelta, no solo ha brillado. Ha sobrevivido, que es lo mejor.

Sigue a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: