Agencia calificadora internacional Fitch no ve que crisis amaine en Nicaragua

Hasta el 31 de agosto la salida de depósitos sumaba 1,022 millones de dólares, con respecto a marzo pasado, o sea, el mes previo al estallido de la crisis sociopolítica.

depósitos

LA PRENSA/ARCHIVO

A pesar que el discurso oficial del Gobierno se empeña en presentar un retorno a la “normalidad” en el país, la realidad es que la reducción de los depósitos bancarios continúa.

Hasta el 31 de agosto la salida de depósitos sumaba 1,022 millones de dólares, con respecto a marzo pasado, o sea, el mes previo al estallido de la crisis sociopolítica.

El hecho de que no se vislumbra un horizonte claro para esa situación provocó que la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings advierta sobre los efectos de la prolongación de la crisis que lleva 142 días.

Le puede interesar: Daniel Ortega ignora las penurias laborales de los nicaragüenses

La agencia en su reporte publicado el 27 de agosto indica que “luego de cuatro meses de iniciada la crisis sociopolítica en Nicaragua, aún persiste la incertidumbre y no se visualiza una normalización del entorno operativo de las instituciones financieras, lo que sustenta que las calificaciones de todas las entidades sigan en Observación Negativa”.

Sin embargo, la entidad calificadora explica que debido a que los indicadores de los bancos han demostrado capacidad de resistir, Fitch no les afecta su calificación, aunque explica que una prolongación del “entorno adverso” podría reflejarse en los indicadores futuros.

Bancos mantienen rentabilidad y calidad de préstamos

A criterio de Fitch, aunque los bancos han mostrado resistencia ante el impacto de la crisis, esta se ha basado en “reducir su crecimiento crediticio y obtener más financiamiento institucional. Si bien los indicadores de calidad de préstamos y rentabilidad se han deteriorado, aún permanecen en niveles razonables y todavía superiores a la banca centroamericana”.

Lea además: Si clima político no mejora la inversión se retirará paulatinamente de Nicaragua

Fitch analiza la evolución de los depósitos bancarios entre el 18 de abril y el 15 de agosto, es decir, el reporte aún no recoge el impacto que tuvo en los depósitos la decisión del Banco Central de Nicaragua de ajustar su política de venta de dólares a los bancos, que aumentó la fuga. El ajuste del BCN se conoció el 27 y ese día se fugaron de la banca más de veinte millones de dólares.

Con ello, solo en agosto la banca perdió 148.5 millones de dólares en depósitos, tanto en córdobas como en dólares. De ese monto mermado, 88.8 millones de dólares se fugaron desde que se conoció la modificación del BCN relativa a la fijación del precio de venta de las divisas por parte del Banco Central.

La pifia del BCN provocó repunte en salida de depósitos

El 27 de agosto, el BCN publicó una reforma a las normas financieras, que implicó eliminar el cobro del 1 por ciento de comisión en la venta de dólares, lo que aumentó los temores de una devaluación del córdoba, propiciando la salida más acelerada de los depósitos tras haberse estabilizado en julio y las primeras semanas de agosto.

Lea también: Honduras proveerá US$273 millones a productores de café ante crisis de bajos precios

En realidad, hasta esa fecha el ritmo de salida de los depósitos se había acelerado respecto a julio, pero esta acción del BCN generó tal incertidumbre que la salida de los depósitos se aceleró de nuevo.

Se acerca al 2 por ciento de reducción

La caída de más de 148 millones de dólares en los depósitos bancarios provocó que en agosto se superara la barrera de los mil millones de dólares, acercándose así a la reducción del 20 por ciento de los depósitos bancarios desde el estallido de la crisis, el pasado 18 de abril, provocada por la represión del Gobierno a los manifestantes, la que ha dejado más de cuatrocientos fallecidos, miles de heridos y decenas de desaparecidos, esto sin incluir el millonario impacto económico.

Hasta el 31 de agosto, la banca nacional acumulaba en pérdidas 1,022.6 millones de dólares en relación con marzo pasado.

Además: Normalidad de Daniel Ortega no llega a las reservas externas de Nicaragua

Esta reducción representó el 18.7 por ciento del saldo total de los depósitos existentes hasta el primer trimestre de este año. La merma de los depósitos en moneda extranjera ascendió a 701.6 millones de dólares con respecto a marzo (-17.4 por ciento), mientras en moneda nacional se fugaron 321 millones de dólares, es decir 22.4 por ciento de su nivel en marzo.

Urge solución política

Economistas y empresarios han expresado que el problema del país es político y no reaccionará a medidas económicas.

Los expertos consideran que para que la situación al menos se detenga en lo que resta del año, el Gobierno debe tomar acciones que tiendan a traer confianza, estabilidad, predictibilidad y proporcione garantías a los agentes económicos.

También: Tercer mes de caída en las operaciones de la Bolsa de Valores de Nicaragua

Sin embargo, lejos de establecer confianza y estabilidad, el gobierno de Daniel Ortega ha continuado con la represión y la criminalización de las protestas ciudadanas, lo que a su vez, en lugar de sofocar la crisis, la ha prolongado.

Retiros pueden aumentar

Aunque en los primeros meses de la crisis el retiro de depósitos provenía principalmente de los depósitos de ahorro, seguido de los depósitos a la vista, en un análisis emitido en julio la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió que el retiro de depósitos a plazo “podría ser mayor a medida que vayan venciendo las diferentes cuentas de depósitos”. Funcionarios vinculados a la banca han dicho que al final del año se vence un buen porcentaje de certificados de depósitos a plazo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: