Miles de nicaragüenses pierden su subsidio de electricidad

Marvin Pomares, presidente del Instituto de Defensa al Consumidor (Indec) señala que esto coincide con las alteraciones en el consumo de energía.

subsidio

En el 2005 cuando se comenzó aplicar está política de subsidio había 436, 408 beneficiados, ahora el número de clientes ya supera los ochocientos mil. LAPRENSA/ARCHIVO

En cuatro meses el número de clientes subsidiados en el servicio de energía se ha reducido un 2.2 por ciento, al pasar de 852,956 clientes en marzo a 834,128 clientes en julio, es decir que 18,828 nicaragüenses han perdido su subsidio.

Cifras del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), informan que hasta julio el subsidio eléctrico a la tarifa social fue de 37.3 millones de dólares, mientras que el año pasado se pagó 38.1 millones de dólares, cuando habían 817,141 mil clientes, 17 mil clientes menos subsidiado.

Los números del ente regulador indican que entre enero y julio de este año, cada mes se gastó en promedio 5.3 millones de dólares para cubrir esta obligación, mientras que el año pasado hasta julio en promedio se gastó 5.4 millones de dólares.

El INE revela que en el primer semestre del año se conectaron 19,948 mil clientes nuevos, que pasan a engrosar las lista de subsidiados del sistema, porque corresponde a servicios en zonas dispersas, sin embargo eso no se ve reflejado en la lista de beneficiados, que en lugar de incrementar ha disminuido.

Lea: Exportación de energía eléctrica se mantiene en cero hasta finales de julio

Marvin Pomares, presidente del Instituto de Defensa al Consumidor (Indec) señala que esto coincide con las alteraciones en el consumo de energía.

“En abril y mayo no hubo lectura de medidores por la misma crisis y en esos meses mucha gente perdió el subsidio porque en su recibo apareció que habían consumido más (de 150 kilovatios hora)”, dijo Pomares.

Ola de reclamos

Esta reducción de la base de beneficiarios del subsidio eléctrico coincide con la puesta en marcha del primer tramo del programa de ajuste gradual del subsidio eléctrico, que el Gobierno puso en marcha a partir de abril, el cual se extenderá hasta el 2021, cuando este alivio se reduzca drásticamente.

Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor (CJSAC) señala que el número de beneficiarios del subsidio no se tendría por qué reducir, porque fue un ajuste y no un corte al subsidio, es decir que los consumidores tendrán siempre el beneficio pero el porcentaje subsidiado será menor.

Lea:Crisis y alzas azotan el consumo del hogar en Nicaragua

Explica que esta reducción en la lista de beneficiados, tuvo como consecuencia que en mayo hubiera una ola de reclamos por alteración en el consumo, porque muchos usuarios salieron del rango del subsidio (hasta 150 kilovatios hora), “usuarios que históricamente no se pasaban de un consumo de 150 kwh al mes perdieron el beneficio”.

López agregó que los reclamos no se han detenido, que la gente sigue reclamando porque no hay medidas de ahorro que los ayude a que la factura de luz disminuya.

Asimismo dijo que si estos problemas persisten en este tiempo de crisis que está atravesando el país, es posible que mucha gente vuelva a la ilegalidad. A esto hay que sumarle que debido a la situación que vive Nicaragua, tras la represión del Gobierno, según un reporte del Banco Central de Nicaragua (BCN) entre abril y junio se perdieron 86,439 empleos, lo que podría afectar la capacidad de pago de los usuarios.

Desde junio del 2005 hasta julio 2018, el Estado ha gastado 533 millones de dólares en su política de subsidio eléctrico a la tarifa domiciliar. En el 2005 cuando el gobierno de Enrique Bolaños comenzó aplicar esta política, el Estado desembolsó ese año un millón de dólares.

Lea:Entra en vigencia el recorte al subsidio de la tarifa de energía eléctrica

El ajuste al subsidio eléctrico

La política en sí establece que este año los nicaragüenses que cada mes facturan entre 101 y 150 Kwh, sentirán un aumento de entre 7.8 y 17.8 por ciento promedio anual en su tarifa, incluyendo el deslizamiento de la moneda.

Esta reducción hasta 2021 implicará que el Gobierno se ahorre en cinco años 102 millones de dólares, más 5.1 millones por deslizamiento de la moneda, según han estimado especialistas en esta materia.

Esta política se mantenía desde el 2005, cuando el precio del petróleo se disparó y como consecuencia la energía se volvió más cara.

Sin embargo hace 13 años Albanisa no controlaba el negocio, hoy en día a través de Alba Generación genera el 50 por ciento de la demanda de energía eléctrica del país. La mayoría de esa energía (51%) es térmica generada con fuel oil.