Fallece la paisajista y poeta leonesa María Lourdes Centeno

Su vela será hoy a las 3:00 p.m., en funeraria Monte de los Olivos. Y en horas de la mañana sus restos serán trasladados al cementerio de León y colocados junto a la tumba de su esposo el periodista Armando Zelaya Castro

María Lourdes Centeno Zelaya, pintora. LA PRENSA/ Archivo

La paisajista, poeta, actriz y maestra de arte, María Lourdes Centeno  de 88 años de edad, «falleció hace un par de horas en el hospital Sumedico», en residencial Bolonia, en Managua confirmó su amigo el escritor Carlos Tünnermann Bernheim.

En los últimos años, junto a las pintoras Nunzia Valenti,  Rosa Carlota Tünnermann y Giovanna Serrano  fundaron el  grupo Mujer y Arte, recordó Tünnermann Bernheim. Su última exposición fue en marzo de este año.

Su vela será hoy a las 3:00 p.m., en funeraria Monte de los Olivos. Y en horas de la mañana sus restos serán trasladados al cementerio de León y colocados junto a la tumba de Armando Zelaya Castro, periodista, jefe de redacción del diario Centroamericano y redactor de LA PRENSA.

Por su lado la pintora Nunzia Valentí, destacó  a Centeno como una artista de larga trayectoria, por lo que en 2016 le realizaron un homenaje a su vida y obra, así por su aporte como artista y mujer a las artes contemporáneas de Nicaragua.

En tanto René González, presidente del Instituto Nicaragüense de Cultura (INCH),lamentó su sensible fallecimiento, y recordó que la sexta exposición Mujer y arte, exaltó su legado artístico.

Lea:  La pintora María Lourdes Centeno recibió homenaje en 2016

Paisaje de María Lourdes Centeno. LA PRENSA/Archivo

Yo sueño en colores y miro figuras: caminantes que aparecen en mis pinturas, lavanderas. Estos son mis paisajes con mujeres que vivo”, así describía Centeno su arte el que inició hace 49 años aconsejada por la pintora Mariana Sansón Argüello.

Su primer obra la tituló Persistencia vital  tratada sobre base de vinílica. Otros que la animaron a pintar y enseñaron lo básico fueron los pintores Rubén Cuadra y Ernesto Brown.

Muchas de sus obras trabajadas en acetatos también fueron exhibidas en el Teatro Nacional Rubén Darío,  y en el Paraninfo de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua en León, UNAN.

Se le considera fundadora de la Escuela de Bellas Artes de la UNAN-LEÓN y miembro fundadora del Centro Popular de Cultura de León.

Sobreviviente del cáncer

En una entrevista a LA PRENSA en 2014 la artista reveló que a sus 82 años había sobrevivido al cáncer. “Hay días que tengo dolores criminales, porque tengo las dos pelvis quebradas, la columna mala y clavos en mi mano. Imagínate que tuve cinco operaciones y sobreviví por milagro” reveló entonces.

Sus obras también se exhibieron en otros espacios de arte, junto a la de otros connotados maestros de la pintura contemporánea como Fernando Saravia, Guillermo Rivas Navas, Federico Nordaln y Efrén Medina.

En los noventa llegó a ser subdirectora de la Escuela Nacional de Bellas Artes;  también impartió clases a niños en la Universidad del Valle.

Obra de Lourdes Centeno. LA PRENSA/Archivo

Su amistad con el arquitecto Fruto Paniagua la llevó a experimentar con la acuarela desde una abstracción paisajística y telúrica.

Sus obras fueron exaltadas por la historiadora de arte María Dolores Torres, por su manejo de lo “abstracto depurado”, así por su visión de “transparencia y luminosidad”.

Una de esas obras de gran sentido humanista la tituló Deslave del volcán Casitas. Otras de sus acuarelas también se exhibieron en 1999 en la V Bienal de la Acuarela en México.

Cine de insurrección y poeta intimista

El talento natural de Centeno la llevó a participar como actriz junto a los actores Agustín Pereira y Carlos Catania, en la película La insurrección, un guión del escritor Antonio Skármeta,  dirigida por el cineasta alemán Peter Lilienthal.

Su papel era la de una madre de un soldado de la Guardia Nacional que venía huyendo de los guerrilleros. Fue filmada en 1980, y estrenada en Nueva York.

Dos años después participó en la telenovela Por el mismo camino, dirigida por el cubano Jesús Cabrera, se aprovechó su experiencia en la alfabetización. En 1995, durante la celebración de cien años de cine, Centeno fue galardonada con El Güegüense de Oro.

Tünnermann Bernheim, también recuerda otra faceta de Centeno: la de «extraordinaria poeta, pero poco conocida».  En 2003, el Centro Nicaragüense de Escritores le publicó su poemario Vertical en el silencio.

Al respecto el poeta y crítico literario Julio Valle Castillo, señaló acerca de sus versos que estos eran «intimistas» y que revelaban mucha «pesadumbre y melancolía».

En tanto para Álvaro Urtecho (1951-2007) los versos de esta poeta y pintora se adentraron «en el silencio como espacio místico, como vía de relación con lo sagrado», así como «espacio de contemplación y meditación”.

Centeno empezó a escribir poemas en 1960; versos suyos fueron incluidos en la Antology “Sister – Hood is global, editado en inglés en Nueva York y traducido al español en segunda edición en Madrid, España, 1982; en  la Trilogía poética de las mujeres en Hispanoamérica, en 2004; y en dos Antologías del Festival de Poesía de Granada, Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: