Rosario Murillo llama «pelagatos» a quienes protestan contra su gobierno

La vicepresidenta designada, que en los últimos meses ha calificado de “lenguas afiladas” a quienes protestan contra su gobierno, ahora los llamó “unos cuantos pelagatos que siguen en su ceguera”

Rosario Murillo, protesta ciudadana, régimen de Daniel Ortega, caminatas, Papa Francisco

La vicepresidenta designada, Rosario Murillo, el pasado 5 de septiembre en un acto con simpatizantes sandinistas. LA PRENSA/EFE

La vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, que en los últimos meses ha calificado de “lenguas afiladas”, “puchitos” y otros adjetivos a quienes protestan contra su gobierno, este lunes los llamó “unos cuantos pelagatos que siguen en su ceguera”.

El Ejecutivo de Daniel Ortega ordenó a sus simpatizantes y a los trabajadores públicos realizar tres caminatas los días 12, 13 y 14 de septiembre en todo el país para continuar demandando “justicia” por las víctimas del “terrorismo golpista”, como parte de la campaña contra las protestas ciudadanas que cuestionan al Gobierno. Serán a las 3:00 de la tarde desde la rotonda Jean Paul Genie hasta la Avenida Bolívar, siendo la misma ruta de las anteriores manifestaciones partidarias.

Lea además: Rosario Murillo promueve ataques con su discurso de odio contra ciudadanos

Tras casi cinco meses de crisis, por la represión contra las protestas ciudadanas, la administración Ortega no reconoce la masacre perpetrada por la Policía y los paramilitares que dejaron entre 322 y 481 muertos, miles de heridos y presos políticos, según organismos de derechos humanos. Solo admite 198 muertos de los que culpa a los manifestantes.

El papa sigue orando por Nicaragua

Murillo leyó en los medios oficialistas la carta enviada a Ortega por el papa Francisco, en ocasión de las Fiestas Patrias en Nicaragua, en la cual dice seguir orando por “una fraterna reconciliación y una pacífica y solidaria convivencia”.

Puede leer: Simpatizantes orteguistas invaden iglesia La Merced en Granada

La carta del papa la recibió la Cancillería de Nicaragua el 31 de agosto de 2018, pero hasta ayer 10 de septiembre la dió a conocer Murillo quien calló sobre los ataques y asedio que sufrieron parroquias y sacerdotes católicos el fin de semana pasado, por parte de grupos orteguistas.

También: Crisis de Nicaragua vuelve a ser abordada en la OEA este miércoles

El régimen Ortega-Murillo mantiene una campaña de descrédito en contra de la Iglesia católica debido a que los obispos y sacerdotes han denunciado la represión contra el pueblo y los templos religiosos han sido refugio de los heridos y perseguidos en las protestas.