Autoconvocados piden a la Alianza Cívica ampliar acciones contra el régimen Ortega-Murillo

Un grupo de ciudadanos autoconvocados piden a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia se unan con más organizaciones de la sociedad civil y se diseñe un “Plan Nacional de desobediencia civil”

Alianza Cívica, Nicaragua, crisis en Nicaragua

La población autoconvocada sigue manifestándose en las calles a pesar del asedio de los grupos orteguistas. LA PRENSA/ M. ESQUIVEL

Un grupo de ciudadanos autoconvocados hicieron un “llamado urgente” a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia a incrementar las acciones en contra del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, para lo cual pidieron se unan con más organizaciones de la sociedad civil y se diseñe un “Plan Nacional de desobediencia civil”.

La propuesta de los autoconvocados fue habilitada en la plataforma digital Change.org. Hasta este lunes tenía el respaldo de 10,366 firmas, y, cuando alcancen las 15,000, se la entregarán formalmente a los miembros de la Alianza.

En la carta se insta a la Alianza a “que asuma su rol en esta nueva etapa de la lucha ciudadana y que defina una estrategia clara con la que se pueda guiar y canalizar el anhelo de libertad del pueblo de Nicaragua”, donde se que contemplen acciones políticas de corto y mediano plazo.


Aquí puede leer la carta de los autoconvocados: Llamado urgente a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia


“Que hayan sanciones internas del pueblo más duras hacia el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo donde se le pongan fechas para que cumpla las exigencias del pueblo: la primera es la liberación de los presos políticos”, dijo Yaser Morazán, autoconvocado y uno de los impulsores de la propuesta.

Algunas acciones

Morazán mencionó como posibles acciones está que se llame a los estudiantes y al resto de la ciudadanía a no participar en las actividades por las Fiestas Patrias organizadas por el Gobierno, especialmente el 14 y 15 de septiembre; dejar de pagar tributos en cierto período, coordinar con los nicaragüenses migrantes en Costa Rica que, durante un día o una semana, no manden remesas al país.

“Son acciones de desobediencia civil y pacíficas para dejar claro al régimen de Ortega que el pueblo está dispuesto a seguir luchando y a sancionarlo por la represión”, dijo Morazán.

La Alianza Cívica la integran campesinos, estudiantes, productores, empresarios, organizaciones de la Costa Caribe y de la sociedad civil. Tras el estallido de la protesta ciudadana el 19 de abril y la represión del régimen que, de acuerdo a organismos de derechos humanos, ha causado entre 322 y 481 muertos, miles de heridos y detenidos ilegalmente.

Puede leer: Michelle Bachelet insta a tomar todas las medidas para abordar graves violaciones de los derechos humanos en Nicaragua

La Alianza Cívica encabeza la oposición a Ortega a quien le ha insistido en la necesidad del Diálogo Nacional como salida pacífica a la grave crisis. Ante la negativa de Ortega, se mantiene la presión con marchas, plantones ciudadanos y se han realizado tres paros nacionales.

Los nicaragüenses podemos sancionar al régimen de Ortega  dejando claro que el pueblo está dispuesto a todas las acciones  pacíficas para  presionarlo”. Yaser Morazán, autoconvocado

Prioridad, la unidad

Carlos Tünnermann, miembro de la sociedad civil en la Alianza Cívica, refirió que aun no reciben la carta de los autoconvocados, pero afirma que están abiertos a escuchar todas las propuestas para hacerle frente al régimen de Daniel Ortega, y “conseguir poner fin a la crisis” de casi cinco meses.

Tünnermann explicó que una vez se les haga oficial las propuesta la Alianza en pleno las abordarán y tomarán una decisión al respecto.

“En la Alianza seguimos apostando a una lucha cívica no violenta. Y por su puesto que la prioridad es la unidad de todas las organizaciones y ya trabajamos en esa dirección al articular las acciones con los movimientos sociales que lo deseen”, dijo.

Reconocen liderazgo

Los autoconvocados en la carta pública le reconocen el liderazgo a la Alianza, pero a la vez le demandan que “se constituyan en un movimiento social” mayor, con la participación de todos las organizaciones sociales y políticas que adversan a Daniel Ortega, pues consideran que urgen “sentar precedentes” con “acciones más contundentes”. Reclaman los autoconvocados que, ante el estancamiento del diálogo, urge “un liderazgo más claro y eficaz de parte de la Alianza” al haber arreciado el régimen la criminalización de la protesta.