Ala progresista del Congreso de EE.UU. condena represión orteguista en Nicaragua

Aunque están opuestos a acciones unilaterales contra el gobierno nicaragüense, señalan que “no podemos quedar callados” ante detenciones arbitrarias

Estados Unidos, OEA, Luis Almagro

Vista general del Congreso de Estados Unidos, en Washington. LA PRENSA/ARCHIVO

El Caucus Progresista del Congreso de Estados Unidos (CPC), condenó la violencia y las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, que ha causado más de 400 muertos producto de la represión del régimen del designado presidente, Daniel Ortega.

El CPC, el ala izquierda en el Congreso, a través de una declaración firmada por los representantes Raúl Grijalva y Mark Pocan, vicepresidentes de la organización, expresaron su preocupación por la respuesta “brutal” de Ortega a las protestas antigubernamentales desde el pasado 18 de abril, e hicieron eco del informe de Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que revela que la “gran mayoría de las víctimas murieron como resultado de las acciones del Estado y de las fuerzas de seguridad al servicio del Estado”.

Lea además: Exembajador Arturo Cruz augura más presión internacional a Daniel Ortega

«Estamos profundamente preocupados por la violencia y las violaciones de los derechos humanos que han ocurrido en Nicaragua durante los últimos meses. Las manifestaciones que estallaron en abril fueron enfrentadas con una represión estatal violenta, dio mano al deterioro de las condiciones que arriesgan la seguridad de los nicaragüenses y el aumento de actividad delictiva durante el caos que siguió», reza la declaració del Caucus Progresista.

Igualmente, señaló la persecución que sufren estudiantes, activistas, líderes religiosos y personal médico de parte del Gobierno al aplicar una “Ley antiterrorista” recientemente aprobada por la Asamblea Nacional dominada por el oficialista Frente Sandinista, una situación que ha provocado el éxodo de miles de nicaragüenses.

Opuestos a intervención

“Creemos que es imperativo que la violencia en Nicaragua llegue a su fin y que el Gobierno, con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), garantice la investigación, el enjuiciamiento, castigo rápido, exhaustivo e imparcial de los responsables de violaciones de derechos humanos. Reforzamos al llamado de la ONU para que el gobierno nicaragüense retome un diálogo nacional de manera oportuna e inclusiva a fin de lograr acuerdos basados en los derechos humanos y principios democráticos”, expresó la declaración.

El CPC manifestó ser conscientes de lo que consideran “logros sociales y económicos de Nicaragua en los últimos años” y de la “intervención de Estados Unidos en Nicaragua”, pese a eso no pueden guardar silencio.

Le puede interesar: Régimen orteguista calla ante resolución de condena de la OEA

“Aunque seguimos opuestos a la intervención del gobierno de Estados Unidos o acciones unilaterales contra el gobierno nicaragüense, no podemos quedar callados ante la continuación de la represión violenta y detenciones arbitrarias de activistas pacíficos. Apoyamos los derechos de los manifestantes y los defensores de los derechos humanos, y expresamos nuestro pleno apoyo a quienes trabajan para promover una resolución pacífica y democrática a la crisis», expresa la declaración del Caucus Progresista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: