Zona de Strikes: «Chocolatito» González frente a su momento crucial

"Chocolatito" González trata de recapturar el brillo que lo ubicó en la cima del planeta del boxeo. Esta noche en Las Vegas, veremos si puede lograrlo.

Edgard Rodríguez C.

«Chocolatito» González vuelve a situarse bajo los reflectores.

Si ciertamente, los héroes se forjan en la adversidad y son alentados más por los reveses que por los triunfos, ahora es el momento para Román “Chocolatito” González, quien trata de levantarse tras el brutal tropezón sufrido hace un año en California.

González estará de nuevo bajo las candilejas, intentando recapturar la brillantez con la que sedujo al boxeo, mientras construía un legado muy firme y sacaba a la luz a los pesos pequeños, casi siempre marginados, incluso en esta época de enorme difusión.

“Su boxeo era casi perfecto, ni siquiera notabas la transición cuando pasaba de atacar a defenderse. Un púgil con todas las herramientas para brillar y lo logró”, dijo David Faitelson de ESPN. “No desperdiciaba golpe por su balance y su precisión al moverse”, agregó Oscar de la Hoya.

La gran interrogante ahora es, ¿cuánto de ese formidable talento queda? Román se volvió un recreador por excelencia del boxeo. Su estilo vistoso, eficaz y demoledor, lo situaron bien alto en la consideración de los críticos y muy profundo en el corazón de sus admiradores.

Hasta que apareció Srisaket Sor Rungvisai y lo arruinó todo. El tailandés le arrebató la aureola de invencible, lo bajó de la cima como el mejor púgil libra por libra del mundo y lo dejó destruido sobre la lona. La duda es si podrá levantarse ahora.

Moisés Fuentes, un peleador de escaso impacto, aun cuando llegó a campeón del mundo, dos veces, fue escogido con cuidado para no afectar el retorno del “Chocolatito”, pero nadie sabe a ciencia cierta qué tan bien va a regresar el pinolero y ahí radica la duda.

Sin embargo, semejante talento no debe haberse esfumado tras una pelea. González debe resurgir y recuperar poco a poco su lugar entre los grandes del pugilismo. Quizá lo que ha pasado era necesario para mostrarnos que además de técnica, también tiene agallas.

Y como en lo más profundo del sufrimiento, es cuando se prueba en realidad el material del cual estamos hechos, ha llegado el momento de Román y él lo sabe.

Sigue a Edgard Rodríguez por Twitter: @EdRod16