Liberan a nueve de 10 detenidos por chimbombas azules y blancas en Nandasmo

Familiares de la única persona que quedó detenida buscaban su liberación este sábado por la noche

La panadería Mi Esperanza, en Nandasmo, de donde paramilitares y policías detuvieron a 10 personas por sospechas de participar en tirar chimbombas azules y blancas en parque de la localidad. LA PRENSA/ URIEL MOLINA

De diez personas que fueron detenidas por paramilitares y policías el viernes en la madrugada, en una panadería en Nandasmo, Masaya, nueve fueron liberadas ayer sábado. Por la última de los detenidos, Jossy Nathalia Núñez Quiroz, de 26 años, sus familiares hacían gestiones por su liberación al cierre de esta edición.

A las 4:00 de la madrugada del pasado viernes 14 de septiembre, unos 40 paramilitares llegaron al parque de Nandasmo, donde a esa hora un sinnúmero de chimbombas azules y blancas habían sido soltadas. Al no encontrar a nadie en el parque, dos policías orientaron a los paramilitares para que entraran a la panadería Mi Esperanza, que está a media cuadra del parque, relataron testigos de las capturas.

Jossy Nathalia Núñez permanecía detenida ayer en la noche. LA PRENSA/ CORTESÍA

La puerta de la panadería estaba abierta porque a esa hora ya están haciendo pan. Los paramilitares realizaron disparos, entraron al negocio y al primero que sacaron fue al dueño, Antonio Constantino Nesme Argüello, de 43 años de edad.

El matrimonio de Antonio Nesme y Raquel Núñez. LA PRENSA/ CORTESÍA

Los testigos indicaron que se trataban de unos 40 paramilitares armados con AK-47, fusiles enfield y pistolas Makarov, acompañados de dos policías que andaban en una moto. Los paramilitares se movilizaban en varias motos y dos camionetas, una de ellas de la Alcaldía de Nandasmo.

Los paramilitares se fueron tras tirar en la tina de una de las camionetas a Nesme Argüello, pero luego regresaron y se llevaron preso a Gustavo Adolfo Núñez Arias, de 49 años y cuñado de Nesme Argüello. “Así estuvieron. Se iban y volvían. Cada vez que regresaban se llevaban a alguien”, explicó un testigo.

Se llevaron en total a 10 personas, incluyendo a vecinos de la panadería que salieron al ruido de las balas y los gritos. La última persona en ser detenida, cerca de las 10:00 de la mañana del viernes, fue a Raquel Auxiliadora Núñez Arias, de 42, esposa de Nesme Argüello, cuando ella llegó a delegación policial de Nandasmo a preguntar por los detenidos.

En el transcurso en que se realizaron las primeras detenciones, entre las 4:00 y las 5:30 de la mañana, resultó con los vidrios rotos un vehículo del vicealcalde orteguista de Nandasmo, Edwin Ardila, quien vive a media cuadra de la panadería Mi Esperanza. Y al calor de la trifulca, familiares de los detenidos la emprendieron verbalmente contra Ardila.

Gustavo Núñez Arias fue el primero en ser liberado ayer. LA PRENSA/ URIEL MOLINA

Gustavo Núñez, el primero en ser liberado ayer, dijo que los paramilitares no explicaron el motivo de la detención, sino que únicamente entraron con violencia y se fueron llevando a las personas.

Al cierre de esta edición, la hija de Núñez, Jossy Nathalia, era la única que quedaba presa en la delegación policial de Masatepe.

Otros de los detenidos fueron Miguel Ángel Gaitán; Claudia Escobar; Adalberto Gutiérrez López; Denis Vásquez Rosales; Félix David Mendieta y Javier Rosales.

Chimbombas y tranques

Aunque no les explicaron el motivo de las detenciones, familiares y vecinos de las 10 personas detenidas en Nandasmo indicaron que vecinos de la Juventud Sandinista se han encargado de propagar que en la panadería Mi Esperanza apoyaron con alimentos a personas que estuvieron en los tranques entre junio y julio pasados.

Además, el viernes en la madrugada, cuando los paramilitares iban al parque de Nandasmo a reventar chimbombas azules y blancas, se toparon con trabajadores de la panadería.