Lluvia de arbitrariedades de la Policía orteguista en Nicaragua

El periodista Ramón Potosme, advirtió en su denuncia en el Cenidh su temor de que la Policía orteguista pretenda implicarlo en hechos delictivos

Ramón Potosme y Danilo Ramírez denuncian ante el abogado del Cenidh, Gonzalo Carrión, los allanamientos arbitrarios en su comunidad. LA PRENSA/E. ROMERO

El argumento que utilizó la Policía orteguista para ingresar de forma arbitraria a la casa del periodista Ramón Potosme, en una comunidad del Rosario, Carazo, fue que harían una revisión para buscar «evidencias de actos vandálicos» o si este tenía «objetos vandálicos».

Aunque Potosme le preguntó al policía que llegó a su casa que le explicara cuando hacía referencia a objetos vandálicos, asegura que la Policía no le pudo precisar.

Potosme, quien este lunes recurrió ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), advirtió su temor de que la Policía pretenda implicarlo en hechos delictivos, pues los agentes que penetraron de forma arbitraria a su vivienda realizaron una revisión somera. «No hizo una gran investigación», afirmó Potosme.

«Yo quiero dejar plantada esta denuncia porque en el futuro temo de lo que la Policía y la gente del orteguismo puedan hacer, porque pueden poner cosas (en las) que nos quieran involucrar porque pueden poner arma, droga, o lo que se les ocurra. Entonces yo quiero dejar evidencias que entraron en mi vivienda, que no encontraron nada y que no la van a encontrar; que en el futuro si me quieren involucrar es por asuntos meramente políticos», aseguró Potosme.

No obstante indicó, «ni a mí, ni a mi familia nos van a callar con esas intimidaciones, somos una familia indígena que hemos vivido en ese lugar desde que tenemos noción y allí vamos a seguir viviendo, no tienen por qué impulsarnos a salir de nuestras viviendas, mucha gente ha emigrado del país, nosotros vamos a seguir allí».

Relató Potosme que los uniformados que llegaron a su casa el sábado pasado no presentaron orden de captura ni de allanamiento pero alegaron un artículo de una ley que no precisa, pero que ante su alegato de que ninguna ley está por encima de la Constitución de la República, que a él le da derecho de no permitirles ingresar a su hogar sin una orden judicial la respuesta de la Policía del régimen fue: «vos escogé qué querés, te desbarato este portón o nos pasamos por encima sin problema o nos dejás entrar».

Potosme señaló que otras tres familias del Rosario también sufrieron la arbitrariedad de la Policía, uno de ellos fue Danilo Ramírez, quien igual que Potome denunció que los policías penetraron a su vivienda sin ninguna autorización judicial, ni que les explicaran lo que buscaban.

Ante la insistencia de Ramírez sobre lo que buscaban lo amenazaron con subirlo a la patrulla.

Ramírez indicó que en su caso ha participado en marchas de los autoconvocados, por lo que sufren asedio constante de los orteguistas.

Denuncia detención arbitraria

Al Cenidh también acudió Emilia Ruiz, esposa de Ricardo Baltodano, docente de historia y secretario general del sindicato de la Universidad Politécnica (Upoli), y hermano de la excomandante guerrillera, Mónica Baltodano, quien fue arrestado el sábado de forma ilegal después de haber participado en la marcha de los autoconvocados.

Ruiz confirmó que a sabiendas de lo que es capaz de hacer la Policía cuando se enteró que llegaban a su vivienda, buscó escapar por la terraza saltando al techo de la casa vecina, pero la Policía lo capturó y se lo llevó esposado, en camiseta y pantalón corto como se encontraba.

«Mi denuncia es principalmente por la forma arbitraria en que fue detenido, se presentaron a la casa, sin ninguna orden de allanamiento, ni de detención. Se presentaron alrededor de 30 policías como que fuera un criminal», afirmó Ruiz.

Mientras permaneció la Policía en el interior de la casa de Baltodano no le permitían a Ruiz ingresar a su vivienda, mientras rebatían en su interior. Luego que le permitieron acceso a su propia casa, no le permitieron el uso del teléfono ni que filmara.

«Pienso que es un abuso haberle dado vuelta a la casa, quebrado puertas, puertas del closet, se llevaron ilegalmente el carro porque el carro está a mi nombre», sostuvo Ruiz.

El abogado del Cenidh, Gonzalo Carrión, aseguró que con este tipo de acciones el régimen «sigue sistemáticamente violando los derechos y garantías de la población nicaragüense».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: