Los Masayas siguen enterrando a las víctimas de la represión gubernamental

José Bismarck Martínez se convirtió este domingo en otra de las víctimas mortales de la represión gubernamental en la ciudad de Masaya.

Los Masayas siguen llorando a las víctimas de la represión gubernamental, después de tres meses del último ataque armado. LAPRENSA/CORTESÍA

Casi a tres meses del penúltimo ataque que vivió la población de Masaya a manos de grupos paramilitares y oficiales de la Policía Nacional, José Bismarck Martínez, de 48 años, se convierte en otra víctima mortal, después de haber estado hospitalizado por un impacto de bala en el lado derecho de su garganta.

Martínez, artesano del calzado, se había involucrado en la lucha cívica del pueblo de Masaya contra el Gobierno. El 19 de junio, cuando un contigente fuertemente armado entró a desmontar los tranques en la zona norte de Masaya, él resultó herido de bala, supuestamente disparada por un francotirador, según relata su sobrino Lesther Martínez; el proyectil entró por la garganta y salió por la parte del pulmón.

El hombre deja un niño de 12 años y una niña de 7. Martínez estuvo hospitalizado casi dos meses aferrándose a la vida. Durante ese tiempo fue atendido cerca de un mes en el hospital Antonio Lenín Fonseca, en Managua; su condición de salud mejoró y por eso fue enviado a su casa de habitación; sin embargo, tiempo después empezó a sentirse mal y la familia recurrió al hospital Humberto Alvarado de Masaya.

El nombre de Martínez ya figuraba en las listas de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, como uno de los cientos de heridos por la represión; sin embargo, ahora, se suma a las estadísticas de más de 35 muertos solo en la Ciudad de las Flores, y 481 asesinados a nivel nacional, según el último informe de esta organización.

Lea además: Paramilitares desmontan tranque en Ticuantepe 

Asedio a casa de difunto

La noche de este domingo se desarrolló la vela de Martínez, la cual se realizó bajo el asedio policial. El objetivo de los uniformados, según su sobrino Lesther era llevarse a varios jóvenes que acompañaban a la familia de la víctima, pero no lo lograron, ya que la misma población salió a apoyarlos y evitó las posibles capturas.

No obstante, los policías se apostaron en la esquina de la casa de habitación de la víctima Martínez, en el barrio Fátima, en Masaya, como una forma de intimidar, explicó Lesther. Este lunes fue el entierro en el cementerio de San Carlos. En esta misma fecha, pero hace tres meses, los Masayas enterraron a Darwin Ramón Potosme, de 33 años; él fue la víctima 13, después del primer fin de semana de junio, cuando ANPDH contabilizó diez víctimas mortales en dos días, además de varios heridos.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: