Cierres y despidos en avícolas por crisis sociopolítica en Nicaragua

Esta caída de entre veinte y 25 por ciento en el consumo de huevo, en algunos casos ha obligado a los productores avícolas a reducir los costos de producción y en otros a paralizar operaciones.

Las empresas avícolas están siendo afectadas por la crisis en Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO/ CARLOS MALESPÍN

Las empresas avícolas están siendo afectadas por la crisis en Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO/ CARLOS MALESPÍN

A cinco meses del inicio de la crisis sociopolítica que enfrenta el país, el sector avícola reporta el cierre de al menos diez granjas y el despido de 1,800 trabajadores, como consecuencia de la caída en sus ventas. Además, calcula que de mantenerse la caída en el consumo, entre octubre y diciembre tendrá que despedir al menos al 25 por ciento del personal de las granjas.

“Desde finales de mayo, dadas las circunstancias el consumo nacional de huevo ha bajado, calculamos que entre un veinte y 25 por ciento. Esto nos ha obligado a hacer una reingeniería de las metas que teníamos para 2018 que consiste en una reducción”, dice Danna Valerio, vicepresidenta de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Avícolas de Nicaragua (Apemepan).

Según Apemepan la caída del consumo que registra el sector avícola es provocada principalmente por la paralización de la llegada de turistas, ya que los negocios del sector —desde grandes hoteles hasta pequeños hospedajes, restaurantes y cafeterías— era hasta antes del 18 de abril, cuando inició la crisis, uno de sus principales “nichos de mercado” y ahora prácticamente todos han suspendido sus compras.

Te interesa: En Nicaragua cae demanda de huevo por crisis sociopolítica

“Al inicio del año habíamos establecido una meta de crecimiento del diez por ciento para el 2018 y ahora consideramos que vamos a retroceder al menos 25 por ciento”, lamenta Valerio.

hambre cero, Nicaragua, gallinas
LA PRENSA/ARCHIVO

Y añade que a la pérdida de clientes en el sector turístico se suma que en los hogares también se ha reducido la compra de huevo, ya que debido al temor de un recrudecimiento de la crisis, las familias optan por adquirir alimentos enlatados y otros que pueden almacenar por más tiempo.

Consumo cae hasta en 25 por ciento

Esta caída de entre veinte y 25 por ciento en el consumo de huevo, en algunos casos ha obligado a los productores avícolas a reducir los costos de producción y en otros a paralizar operaciones.

“La primera medida que se tomó fue reducir entre el 15 y veinte por ciento la fuerza laboral de las granjas. Hasta la fecha a nivel nacional el sector ha despedido a unas 1,800 personas, pero estimamos que entre octubre y diciembre se tendrá que despedir al menos a otro 25 por ciento de los empleados, porque el mercado nacional no está consumiendo la producción de huevo”, explica Valerio.

Adicionalmente, la caída en las ventas ha provocado el cierre de al menos diez pequeñas granjas (de menos de cuatro mil gallinas ponedoras); la mayoría de las que han cerrado están ubicadas en los llamados Pueblos Blancos y sus propietarios son algunos de los 125 socios de Apemepan.

Te puede interesarAvícolas quieren que el huevo llegue a los platos de los estudiantes

“Dada la coyuntura actual estas pequeñas granjas quedan deshabitadas, desocupadas porque sus dueños ahorita no tienen la opción de venderlas o alquilarlas, ni de migrar hacia otro giro de negocio. El productor cierra y ahí queda, eso es lo más triste que estamos enfrentando”, señala Valerio.

El sector avícola reporta el cierre de al menos 10 granjas y el despido de 1,800 trabajadores, como consecuencia de la caída en sus ventas. LA PRENSA/ ARCHIVO
El sector avícola reporta el cierre de al menos 10 granjas y el despido de 1,800 trabajadores, como consecuencia de la caída en sus ventas. LA PRENSA/ ARCHIVO

Otra de las medidas que ha tomado el sector es reducir el precio de venta del huevo, para tratar de incentivar el consumo. Sin embargo, están conscientes de que la participación del intermediario no siempre garantiza que el alivio en el precio llegue al consumidor final.

Es por ello que la organización planea establecer mecanismos de distribución directa entre el productor y el consumidor, ya que al “hacer más pequeña la cadena de distribución el precio al consumidor le llegará más bajo”. Sin embargo, Valerio admite que la falta de logística está complicando que se concrete este plan.

“Esta es la piedra con la que estamos tropezando actualmente, entonces las afectaciones pueden seguir provocando el cierre de más granjas y más despidos”, dice.

Podés leer: Daniel Ortega hunde a la economía de Nicaragua en una grave crisis

Las metas oficiales

Según la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Avícolas de Nicaragua (Apemepan), pese a la caída en el consumo el sector mantiene el ritmo de producción previo a la crisis, unas 65,700 cajillas de huevos (164,250 docenas) por día.

“El problema es que no se puede hacer un cambio brusco porque estas aves habían entrado en producción entre marzo, abril y mayo, entonces es producción que tiene que salir. Pero a partir de agosto comenzamos a hacer reducciones y en los meses siguientes se verá esta reducción, pero ahorita tenemos que mantener el nivel de producción”, dice Danna Valerio, vicepresidenta de Apemepan.

El Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio para el ciclo agrícola 2018-2019 proyecta para este año la producción de 32.1 millones de cajillas de huevo, que aparentemente es lo que consumiría el mercado local. Este volumen representaría un crecimiento del diez por ciento con respecto a los 29.3 millones producidos el año pasado. De la meta fijada para este año, 21.5 millones se producirían en las granjas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: