Orteguismo iza bandera «azul y blanco» con masacre a cuestas

Las delegaciones de la Policía en Managua y las instituciones públicas han comenzado a colocar banderas azul y blanco de Nicaragua, luego que destacaban la bandera del FSLN

Managua, Nicaragua 17 de Septiembre del 2018.Instituciones del estado con banderas azul y blanco. FOTO/LA PRENSA/Uriel Molina

Las delegaciones de la Policía Nacional en Managua y las instituciones públicas han comenzado a colocar numerosas banderas azul y blanco de Nicaragua, luego que destacaban la bandera rojinegra del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Uno de los casos más destacables es el de la Policía Nacional que sin pudor lo hacía, lo que ha sido criticado por los adversarios del gobierno de Daniel Ortega, porque el artículo 94 de la Constitución Política establece que los miembros de esta institución “no podrán desarrollar actividades político-partidistas”.

Le puede interesar: Policía de Nicaragua partidaria

Valeska Valle, universitaria participante de las marchas contra el gobierno de Ortega, ve como una burla que ahora las instituciones públicas muestren la Bandera Nacional, después de que los últimos años han destacado la bandera rojinegra por encima de todo símbolo patrio.

Los autoconvocados

Valle dijo que quienes se manifiestan contra Ortega —también conocidos como autoconvocados—, han rescatado los símbolos patrios, sin embargo, cree que los orteguistas le quieren quitar la marca azul y blanco a los manifestantes.

“En Nicaragua se había perdido ese amor a los símbolos patrios, entonces ahora ellos (el orteguismo) quieren decir: eso no es de ustedes”, manifestó Valle.

La universitaria también señaló la falta de creatividad de la gente que sigue a Ortega, porque se copian de las formas de protesta de los autoconvocados, como el uso de globos azul y blancos (el color de la bandera), por ejemplo.

crisis en Nicaragua, Nicaragua
Una de las marchas más concurridas fue la que convocó la Iglesia Católica el pasado 28 de abril. LA PRENSA/Oscar Navarrete

Luisa Molina, miembro de la sociedad civil, dijo que nada de lo que haga el gobierno de Ortega para aparentar respeto a la Bandera Nacional podrá borrar los asesinatos, la persecución, las torturas, las detenciones ilegales que han sufrido los que se expresan contra el Gobierno.

“La familia gobernante solo tiene respeto para su capital, para su dinero y para su poder. Pueden hacer lo que les dé la gana, pero ya nadie les va a creer”, dijo Molina.

Desde 2007, que Ortega regresó al poder, fue criticado porque su gobierno no separó sus intereses partidarios de la función pública, lo que supuso, según sus críticos, una confusión Estado-partido, a lo que agregó los de su familia.

Sin embargo, desde el 18 abril, la población salió masivamente a protestar. El Gobierno ordenó la represión, dejando un saldo de muertos que oscila entre 322 y 481, según organismos de defensa de derechos humanos.

Azul y blanco, el color de autoconvocados

Desde el pasado 18 de abril, los nicaragüenses que protestan contra el gobierno de Daniel Ortega han hecho de la bandera azul y blanco de Nicaragua un símbolo de lucha pacífica.

Sin embargo, se han reportado varios casos de personas agredidas e insultadas por portar la Bandera de Nicaragua.

Los agresores casi siempre son simpatizantes del gobierno de Ortega, quienes quieren imponer la bandera rojinegra, símbolo del partido gobernante.

La semana pasada, en medio de las actividades de celebración por las Fiestas Patrias, una de las jóvenes que recibió la Antorcha de la Libertad fue obligada a quitarse la Bandera de Nicaragua que portaba sobre su espalda, tal como lo han hecho los autoconvocados desde abril en las protestas contra el régimen de Ortega y Rosario Murillo.

Recientemente, la familia del vendedor ambulante Luis Enrique Cuevas denunció que fue arrestado porque le encontraron banderas azul y blanco que vendía en las protestas.