Dantos lucen favoritos para imponerse a la Costa Caribe

Dantos tienen un plantel bien balanceado, pero la Costa tratará de defenderse con un picheo que fue de los mejores en la liga, durante la fase regular

Juan Bermúdez, el refuerzo de los Dantos, llegado desde el Frente Sur. LA PRENSA/JADER FLORES

A juzgar por la historia, los Dantos deberían derrotar a la Costa Caribe en la semifinal que inicia esta tarde (6:00) en el estadio Glorias Costeñas de Bluefields.

En las dos ocasiones que han medido fuerzas en postemporada han ganado los Dantos. Incluso, este año, también se impusieron en la serie particular.

No obstante, ambas tropas van a iniciar de cero en la batalla que arranca hoy, con Juan Bermúdez por los Dantos frente a Wilfredo Pinner de la Costa.

Los Dantos han armado una tropa de buen balance. Su fundamento es el bateo, pero han incorporado brazos que les dan mucho equilibrio.

El ataque lo lideran Ofilio Castro, líder los bateadores (.436), Ronald Garth, el recién llegado Darrell Campbell y Ramón Flores, más Rafaél Estrada.

Su picheo muestra, además de Bermúdez, a Jorge Bucardo, Gustavo Martínez y Braulio Silva, como sus cabezas visibles. Bucardo puede abrir y relevar.

Este año, los Dantos le ganaron la serie 2-1 a la Costa, mientras que la vencieron en la Final de 1988 (4-3) y semifinal del 2016 (3-2).

La Costa Caribe ante el reto

A diferencia de temporadas anteriores, la Costa Caribe ahora dependió de su picheo, con un ataque sin mucha capacidad de impacto y escasísimo poder.

Eso explica por qué la Costa fue directo a buscar un par de bateadores como refuerzos y tomó a Renato Morales y Norlando Valle para agregarlos a su line up.

El abridor de hoy, Pinner, fue el lanzador más efectivo del torneo. Tuvo 9-2 y 1.29. Y el que le sigue, fue Ernesto Glasgon (1.32), también de la Costa.

La Costa Caribe lanzó de forma colectiva para 2.64, pero bateó .247 y no tuvo un solo hombre de tres jonrones. El equipo bateó diez de forma colectiva.

Pero ahora con Renato, Valle, Dwight Britton y Mark Joseph, podrían hacer ruido o al menos intentarlo ante los Dantos en esta batalla.

Los Dantos batearon .309 de forma colectiva y lanzaron para 2.80, un promedio por encima de lo que suele creerse de ellos. Siempre se ve su picheo de forma sospechosa.

Sin embargo, todo eso es pasado, aun cuando sea útil en términos de experiencia. Lo esencial es lo que harán a partir de hoy.

La historia y las cifras están del lado de los Dantos, pero en beisbol no hay nada seguro. No obstante, los capitalinos saltan al terreno como favoritos.