El campeón de Europa muestra su músculo ante la Roma

Para empezar a soñar en la cuarta Champions consecutiva el Real Madrid necesitaba mantener esa fantasía. Su inicio infló aún más el globo de hambre por títulos y reescribir su propia historia reciente

Mariano marcó en su debut con el Real Madrid. LAPRENSA/EFE

Para empezar a soñar en la cuarta Champions consecutiva el Real Madrid necesitaba mantener esa fantasía. Su inicio infló aún más el globo de hambre por títulos y reescribir su propia historia reciente. El campeón debutó en casa, con dinamismo, estilo, estructura y sobretodo afinación. Los blancos no desentonaron en ninguna área del campo: la orquesta liderada por todos encontró los espacios y apretó hasta golear 3-0 a la Roma, un resultado benevolente con tanto ataque.

Olvidado el trago amargo en San Mamés, el Real Madrid pasó de un día en el cual el cerrojo no abrió a otro en donde los desbordes de Marcelo, Bale y Carvajal causaban sensaciones positivas. El partido empezó con Isco sumamente enchufado y un conjunto ahogando a la Roma con una presión alta sin pausas. Rápidamente Olsen —arquero de la Roma— se hizo figura. Los italianos no daban abasto para tapar huecos, ocho remates y cinco corners en 20 minutos de juego.

Olsen le arrebató al minuto 38 un gol con el sello de Sergio Ramos, de cabeza, el portero elástico haciendo sus estragos. A estas alturas del encuentro decir que el Madrid hacía un monólogo no era una exageración, sino un reflejo de lo vivido en el césped. Antes de terminar el descanso (44), Rossi derribó a Isco cerca del área y el malagueño no perdonó. El mago español hizo travesuras.

Con Isco o con Asensio, el Real Madrid es un cohete. Durante la segunda parte, el equipo de Lopetegui empezó fulgurante. Bale pudo alargar el marcador, luego Modric, sin embargo o era el poste o el meta Olsen. No obstante, la Roma reaccionó a los descuidos del rival, pero Keylor Navas le daba la razón a Lopetegui por colocarlo sobre Courtois, deteniendo un patadón de zurda de Ünder y minutos después volvió a rescatar frente al mismo jugador.

Al 58 una maravilla de jugada entre Modric, quien asistió a Bale convertido en un correcaminos para el 2-0. Entró Asensio y le dio todavía más brillo a la ofensiva y, finalmente, Mariano debutó con un gol al 90+2, tras hacerle un recorte a Manolas.

¿INJUSTICIA?

Al minuto 29 Cristiano Ronaldo fue expulsado en el duelo ante el Valencia. CR7 fue amonestado por una falta a Jeison Murillo, aunque el vídeo de la jugada deja dudas sobre si el contacto justifica una roja directa. Al final la Juventus ganó 2-0 al Valencia en Mestalla.

En otros duelos, el Lyon sorprendió (2-0) al City, el Bayern venció (2-0) al Benfica, El Manchester United goleó (3-0) al Young Boy y el Pizeñ empató (2-2) con el CSKA.