Estudiantes que están por bachillerarse temen ir a la universidad en Nicaragua

La brutal represión que emprendió el Gobierno de Nicaragua contra los estudiantes y población en general ha mermado el ánimo de los adolescentes que están por bachillerarse y a las puertas de la universidad

Los estudiantes de secundaria también se han unido a las protestas contra el Gobierno de Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

La brutal represión que emprendió el Gobierno de Nicaragua contra los estudiantes y población en general ha mermado el ánimo de los adolescentes que están por bachillerarse y a las puertas de la universidad. Especialistas en Educación aseguran que actualmente las universidades no constituyen un lugar seguro para los estudiantes y que se necesitan cambios sistemáticos para que los jóvenes puedan volver a ilusionarse con entrar a la universidad.

El especialista en educación Cefas Asensio estima que hay mucha incertidumbre entre los bachilleres por la crisis sociopolítica que hay en Nicaragua y porque muchos tienen miedo de que les suceda lo mismo que a la generación de estudiantes que los precedió, quienes pagaron con sus vidas por haberse atrevido a opinar diferente.

“En el caso de los (estudiantes) que van para la universidad se agrega el tema de la incertidumbre, porque los escenarios no están claros todavía para nadie, en las universidades lo que hay en este momento es una desobediencia académica bastante generalizada y no se ven señales de soluciones para resolver las demandas que ellos (los estudiantes) tienen, que es el rescate de la autonomía universitaria”, expresó Ascencio.

De igual forma, la doctora en Educación, Vanesa Castro, consideró que en este momento las universidades públicas no son un lugar seguro para los jóvenes, ya que las mismas autoridades están calificando a los universitarios como delincuentes y es en estas universidades que los líderes estudiantiles plegados al partido de Gobierno aprovechan para espiar a los universitarios.

“Los universitarios que acaban de ser acusados de delincuentes y los potenciales estudiantes saben que esa universidad no les da lo que ellos necesitan; segundo, los tratan de una manera inapropiada, porque en una universidad donde hubiese autonomía en ningún momento van a meter paramilitares para desalojar a los estudiantes, que se supone son los dueños de la universidad”, destacó Castro.

Tanto Asencio como Castro coinciden en que falta mucho tiempo para que los jóvenes recuperen la confianza en la universidad y para ello se necesitan que se cumplan sus principales demandas más elementales como el respeto a la autonomía universitaria.

“El problemas es que ni los que están matriculados quieren volver a la universidad porque no les dan ni siquiera garantías de aprender… y menos los futuros estudiantes”, agregó Castro.

La universidad nicaragüense perdió todos sus atractivos

Luego que la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en sus sedes de Managua y León, despidió a sus mejores profesionales en represalia por apoyar las protestas contra el Gobierno y los reemplazó con personas leales al régimen gobernante se perdió completamente la libertad de cátedra en las universidades.

Además, la especialista en Educación Vanessa Castro explicó que desde hace algunos años las universidades nicaragüenses no están graduando profesionales que respondan a las necesidades del país, es por este motivo que prevalece el desempleo y quienes estudian carreras técnicas son mejores pagados que los graduados de licenciaturas.

Resúmenes de clases

Durante los días más intensos de las protestas contra el Gobierno de Nicaragua los estudiantes de primaria y secundaria perdieron varias semanas de clases, pero el Ministerio de Educación (Mined) pretende finalizar el año lectivo tal como estaba previsto antes de la crisis sociopolítica.

Para lograr este objetivo los maestros están cargando de tareas a los estudiantes e impartiendo resúmenes de los contenidos, situación que va en detrimento de la calidad del aprendizaje en el país, precisó el especialista Cefas Ascencio.

Le puede interesar: Nicaragua cumple cinco meses de protestas cívicas y terror orteguista en las calles