Incremento en la factura petrolera arriesga reservas internacionales

El año pasado para esta misma fecha, la factura petrolera (petróleo crudo, derivados y lubricantes) sumaba 489.3 millones de dólares, es decir que este año se ha pagado 78 millones de dólares más

Factura petrolera

Cifras del MEM indican que Albanisa dejó de controlar las importaciones de crudo y derivados, aunque todavía se mantiene en el negocio del sector eléctrico y controla las importaciones de fuel oil. LA PRENSA / ARCHIVO

En julio la factura petrolera se siguió incrementando y, según especialistas, este aumento representa un peligro para la reservas internacionales. Entre enero y julio Nicaragua pagó 567.3 millones de dólares en concepto de importaciones de crudo y derivados. Ese monto representa un incremento del 15.9 por ciento en relación con lo pagado en el mismo lapso de 2017, detalla el Informe de Comercio Exterior enero-julio 2018 del Banco Central de Nicaragua (BCN).

El año pasado para esta misma fecha, la factura petrolera (petróleo crudo, derivados y lubricantes) sumaba 489.3 millones de dólares, es decir que este año se ha pagado 78 millones de dólares más.

Según el informe del BCN, lo que determinó este aumento fue el alza en el precio del crudo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Nicaragua, que hasta ayer se cotizaba en 70.78 dólares el barril.

“En el caso del petróleo crudo, se mostró un crecimiento de 38.9 por ciento, en los precios contratados a julio y de 26.3 por ciento, para los combustibles”, dice el documento.

Lea: Crece un 20.9 por ciento la factura petrolera en Nicaragua

Dentro de la estructura de las importaciones petroleras por empresa —en el informe de hidrocarburos del Ministerio de Energías y Minas (MEM) correspondiente a julio— se señala que el 45.6 por ciento de las importaciones las hizo Puma, el 32.4 por ciento las realizó la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP) y el 8 por ciento Albanisa.

Estados Unidos acapara abastecimiento

El especialista en mercado de hidrocarburo César Arévalo explica que el aumento de la factura petrolera representa una presión para las reservas internacionales del país, porque la mayor parte del petróleo que se está consumiendo en Nicaragua ahora proviene de Estados Unidos y no de Venezuela. País que permitía que el pago de parte de la factura no se hiciera en divisas líquidas, sino a través del intercambio de productos, mientras otra parte quedaba en concepto de crédito.

Arévalo señala que el país debe acostumbrase a pagar el ciento por ciento de la factura en divisas líquidas, porque el mercado de Venezuela poco a poco se va reduciendo, al punto que hasta julio de este año el mercado venezolano había suministrado del 9.04 por ciento de la factura total, mientras que Estados Unidos había abastecido el 62.55 por ciento de las compras.

Lea:¿Qué impacto tiene ahora la factura petrolera de Nicaragua?

El especialista advierte que de seguir así el comportamiento de estas importaciones, a diciembre se proyectaría una importación proveniente de Estados Unidos del 73.4 por ciento; y añade que, según sus cálculos, este año el país desembolsará un estimado de 1,004 millones de dólares en concepto de la factura petrolera, “poniendo aún más presión a las reservas”.

Cooperación venezolana

Desde el 2001 hasta el 2006 el país tuvo que pagar el 100 por ciento de la factura petrolera, equivalente en promedio anual al 8.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Luego, entre 2007 y 2016 el país estuvo sujeto al esquema de la cooperación petrolera venezolana, pero a partir de 2016 la reducción de las compras de crudo y derivados a Venezuela coincidió con la caída del precio del petróleo a nivel internacional y la creciente crisis económica que el país suramericano enfrenta, de tal manera que en ese año se pagó un poco más del 67 por ciento de la factura en divisas líquidas y en el 2017 se estima que se pagó el 76 por ciento en esta modalidad.

Entre el 2007 y el año pasado, el esquema de pago de la factura petrolera establecido por el esquema de la cooperación petrolera propició el ingreso de casi cuatro mil millones de dólares a la economía nicaragüense.

Lea:Daniel Ortega se embolsa la baja en el precio del petróleo

Menos combustibles

Mientras entre enero y julio el valor de la factura petrolera creció en 15.9 por ciento, los volúmenes de crudo que se importaron en ese periodo registraron un incremento de solo 0.9 por ciento con respecto al mismo lapso del año pasado. En el lapso de referencia de este año, se importaron 2.78 millones de barriles de crudo.

Pero el volumen de combustibles importados disminuyó en 12.5 por ciento, lo que significó una reducción de 622,300 barriles con respecto a lo ingresado en 2017, detalla el informe del BCN, sin precisar de cuánto fue la compra.

Nicaragua pagó 884.1 millones de dólares por las importaciones petroleras en 2017, que incluyeron más de ocho millones de barriles de petróleo y derivados, monto superior en 28.1 por ciento con respecto a los 690 millones de dólares pagados en 2016.