Sequía afecta producción de granos básicos en Nicaragua

En junio y julio se registraron precipitaciones inferiores a la media y condiciones más secas que el promedio, esto afectó el primer y principal ciclo de cultivos en Centroamérica, conocido como la primera

Las matas y mazorcas de maíz no lograron generar buenos granos en esta siembra de primera en muchas comunidades de varios municipios de Madriz por la falta de lluvias. LA PRENSA/WaragónR

Mientras a nivel centroamericano se emiten alertas por los efectos que tendrá la sequía en la producción de granos básicos de primera, en Nicaragua las autoridades insisten en que el buen desempeño de la temporada lluviosa garantizará “excelentes cosechas”.

Esta semana el titular del Ministerio Agropecuario (Mag), Edward Centeno, aseguró a medios oficialistas que el ciclo productivo 2018-2019 avanza con buenos resultados y que la cosecha de primera de granos básicos dio muy buenos resultados.

Según Centeno, la instalación de la canícula (entre julio y agosto) no causó daños en la siembra de granos básicos —maíz, frijol, arroz y sorgo blanco— por lo que se espera el cumplimiento satisfactorio de las metas de la cosecha de primera.

En tanto, pese a que el ministro del Mag niega que la sequía haya provocado afectaciones en las cosechas de primera de granos básicos, la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET por sus siglas en inglés) en su último informe sobre Nicaragua reportó que “los cultivos de maíz y frijol de primera en zonas de producción de subsistencia del Corredor Seco en la región registran pérdidas (parciales y totales) por el impacto de una canícula prolongada.

Lea:Gobierno admite graves daños a la actividad ganadera y lácteos producto de la crisis

Organismos reportan afectaciones

Esto afectó principalmente la fase de desarrollo vegetativo y la floración de las plantaciones y provocó impactos diferenciados y pérdidas promedio de 75 por ciento en las plantaciones de maíz y de 76 por ciento en las de frijol.

FEWS NET que fue creada en 1985 por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés) advierte que “de acuerdo con la perspectiva del clima del LVI Foro del Clima de América Central, se esperan lluvias por debajo de lo normal para la mayor parte de la región durante el trimestre agosto-octubre, inclusive el Corredor Seco, lo cual podría provocar pérdidas de cultivos de granos básicos durante el ciclo de postrera.

Estos reportes coinciden con la preocupación expresada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (conocida mundialmente como FAO) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), que han alertado que en “junio y julio se registraron precipitaciones inferiores a la media y condiciones más secas que el promedio, esto afectó el primer y principal ciclo de cultivos en Centroamérica, conocido como la primera”.

Los productores de Nueva Guinea esperan que cesen las lluvias para aporrear los frijoles. LA PRENSA/JERÓNIMO DUARTE

Lea:En Nicaragua a la siembra le va bien, a la ganadería mal

Según ambas organizaciones, los cultivos más afectados por la sequía fueron los alimentos básicos —maíz y frijol— y los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras reportan en conjunto la pérdida de 393,400 manzanas de estos cultivos. “De los que depende la seguridad alimentaria y nutrición de 2.1 millones de personas” por lo que “estas pérdidas impactarán también en el costo de estos alimentos para toda la población”.

Ante estas afectaciones, en agosto el Gobierno de Honduras declaró emergencia en el Corredor Seco y El Salvador se mantiene en alerta roja desde julio.

La pérdida total o parcial de los cultivos significa que los agricultores de subsistencia y sus familias no podrán consumir ni almacenar suficientes alimentos en los próximos meses.

A estas afectaciones se sumarían las provocadas por el fenómeno de El Niño en las siembras de postrera y apante, ya que según los pronósticos existe un sesenta por ciento de probabilidades de que se instale entre septiembre y diciembre de este año.

Lea:Mapa revela qué produce cada departamento de Nicaragua

Metas oficiales

Según el Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio durante todo el ciclo agrícola 2018-2019 se proyecta sembrar un total de 1.6 millones de manzanas, de las cuales 1.1 millones se destinarán a la siembra de granos básicos.
Del área destinada a los granos básicos, 355 mil manzanas se dedicarían a la producción de unos 4.2 millones de quintales de frijol.

Mientras que para la producción de unos 9.2 millones de quintales de maíz se destinarían 552 mil manzanas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: