Policía que dirigió la masacre de Las Jagüitas también fue responsable por el baño de sangre en Masaya

La operación sangrienta en Masaya fue para sacar de esa ciudad a Avellán, quien llevaba más de dos semanas en el comando policial

Avellán

FOTO: Tomada de Facebook/ LA PRENSA

La operación sangrienta para el “rescate” en Masaya del cuestionado subdirector de la Policía Orteguista, comisionado general Ramón Avellán, fue ejecutada con la participación del recién ascendido y condecorado comisionado Zacarías Salgado.

Salgado fue identificado por un expolicía como el oficial que aparece detrás de Avellán, fuertemente armado con fusiles de guerra de alto calibre.

Lea además:  Masaya, la ciudad sandinista que desprecia a Daniel Ortega

Según fuentes policiales, Salgado ejecutó esa operación el 19 de junio, armado con un fusil de francotirador y otras armas de guerra.

En julio de 2015 se conoció una circular de la Academia Walter Mendoza que indica que Salgado cumplió con 832 horas como francotirador, siendo esa su especialidad.

Zacarías Salgado

El 19 de junio la operación a fuego y sangre contra los atrincherados de Masaya, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), dejó al menos seis muertes.

“Fue un baño de sangre allí”, recordó el secretario ejecutivo de la ANPDH, Álvaro Leiva Sánchez, a quien le tocó permanecer en los momentos más cruentos de la represión gubernamental contra los manifestantes.

Lea además: Dos ejecuciones a “sangre fría” en represión orteguista contra pobladores de Masaya

“Esta es una bofetada” para los nicaragüenses y deja en evidencia que desde hace año esa institución ha perdido el profesionalismo y la objetividad, sostuvo Leiva Sánchez.

Los paramilitares y antimotines han asesinado a más de 30 personas en Masaya, pero el Gobierno victimiza a los agentes. LA PRENSA/CORTESÍA

La operación sangrienta en Masaya fue para sacar de esa ciudad a Avellán, quien llevaba más de dos semanas en el comando policial de esa ciudad, y según lo que se conoció urgía de ser revisado por un médico, dada su condición de diabético.

Le puede interesar: Familias logran que Policía libere a once pobladores de Masaya detenidos en “El Chipote”

La operación empezó a las 4:00 a.m. y concluyó a eso de las 11:00 a.m. Le costó la vida a seis personas y otras 34 resultaron heridas, confió en esa ocasión Leiva Sánchez.

Masacre de Las Jagüitas

Salgado encabezaba la patrulla que el 11 de julio de 2015 ejecutó una operación en Las Jagüitas, donde rafaguearon el vehículo en el que se movilizaba una familia, matando a tres de ellos e hirieron a dos.

En esa ocasión Zacarías Salgado, quien ostentaba el grado de capitán, pidió perdón a la familia de las víctimas y alegó en juicio que fue “un accidente”.

Lea también: “Esos perros que apoyé mataron a mi niño”, la denuncia de un trabajador del Estado por el asesinato de su hijo

Salgado fue sentenciado a once años de prisión que, según dictó la juez, debería cumplir sucesivamente e inhabilitación absoluta y tenencia de armas durante veinte años.

La pena fue desglosada así: cuatro años por homicidio imprudente, tres por lesiones imprudentes gravísimas, dos por exposición de personas al peligro por imprudencias y otros dos por daño.
podredumbre policial

El abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, consideró que la utilización de este tipo de personas confirma los niveles de descomposición en que está esa institución y “evidencia los niveles acelerados de deterioro que tiene la Policía”.

Le puede interesar: Los inolvidables de la masacre orteguista 

Y de paso también refleja la podredumbre de la administración de justicia, pues a criterio de Carrión la libertad de Salgado “denota una atrocidad en término de la independencia del poder judicial”, porque mientras a una persona implicada en la masacre de tres personas le eximen de una pena de once años de cárcel, a centenares que han sido arrestados de forma ilegal por estar vinculados a marchas pacíficas en el país los acusan de delitos graves.

“Todos los operadores de justicia en ese caso quedan al descubierto”, consideró Carrión, a quien le lleva a preguntar sobre “el estado deprimente” en que debe encontrarse la Policía a causa de la represión que desató el régimen contra la población, para reingresar a Salgado.

“Policía ya no es nacional”

El secretario general de la ANPDH, Álvaro Leiva Sánchez, considera que “ Nicaragua es el único país donde se premia a los que han cometido masacre o han estado involucrados en el ejercicio de su función policial en actos que violentan abiertamente los derechos humanos”. Sobre todo, dijo, de casos que han quedado en la impunidad “por una falta de investigación y de seguimiento que verdaderamente tiene que haber dado la institución en su momento, lo que significa que estamos frente a una Policía que ya no es una Nacional, sino afín al Gobierno de turno”.

Lo que dijo la juez

En su sentencia del 30 de julio de 2015, la juez Cuarto Local Penal, Alia Dominga Ampié, expuso en parte de su sentencia que el entonces capitán Salgado “en lugar de dirigir (el operativo) procedió a manejar de forma negligente e irresponsable”.

Dijo que Salgado “violó el mandato y a su vez el protocolo de actuación, infringió un deber jurídico y a la vez actuó de forma inusual e incorrecta, fuera del marco de las funciones propias como jefe de equipo operativo al que estaba a cargo, ocasionando resultados que no eran esperados, sino que desencadenó la muerte y lesiones de inocentes”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: