CIDH insta al Estado de Nicaragua a investigar ataque a manifestantes el pasado domingo

La CIDH le recuerda al Gobierno que "la actuación de las fuerzas de seguridad, en el marco de las protestas debe ajustarse, entre otros, a los principios de necesidad y proporcionalidad"

Algunos de los heridos fueron trasladados a la Iglesia Nuestra Señora de Las Américas, donde fueron atendidos. LAPRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la represión de la marcha «Somos la voz de los presos políticos» desarrollada este domingo en Managua y que dejó una vez un saldo sangriento la muerte del adolescente Matt Romero y al menos seis heridos.

A través de su cuenta de twitter la CIDH insta al Estado a investigar estos hechos de forma diligente e imparcial.

Al tiempo que recuerda la CIDH que «la actuación de las fuerzas de seguridad, en el marco de las protestas debe ajustarse, entre otros, a los principios de necesidad y proporcionalidad».

La CIDH destaca que entre las personas lesionadas por arma de fuego se encuentra un periodista del programa Café con Voz, en referencia al periodista Winston Potosme, hecho que también condena ese organismo de derechos humanos.

» La CIDH condena la persistencia de amenazas y agresiones constantes contra la seguridad y vida de los periodistas en Nicaragua», expresa la CIDH.

A su vez, insta al Estado que debe garantizar la asistencia y servicios médicos a las personas que han resultado heridas, «como parte del respeto a los derechos a la salud e integridad personal».
LEA: “Quería ver una Nicaragua libre”. La historia de Matt Romero, el estudiante asesinado en la marcha por los presos políticos 

Esto lo señala de acuerdo a denuncias recibidas a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), explica la CIDH.

Detención arbitraria

Mientras el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) conoció el mismo domingo,  la denuncia de Rebeca González Baltodano, en relación a la detención arbitraria de Jonathan Francisco López González, de 20 años, ocurrida en las inmediaciones de barrio Waspam Norte.

El abogado del Cenidh, Braulio Abarca, manifestó que ese mismo día la Policía confirmó a la madre de López que el joven estaba en las celdas del Chipote, donde les dijeron que debían esperar las 48 horas correspondientes.

López no logró llegar a la marcha. Ese día solo portaba una bandera Azul y Blanco, cuando fue interceptado por policías «por el solo hecho de portar una bandera», conoció Abarca de parte de la madre de López.

El Cenidh contabiliza unas 18 detenciones entre el sábado y el domingo, afirmó Abarca.

El domingo, unas doscientas personas que se habían atrasado en llegar al punto de partida fueron atacadas a balazos por orteguistas custodiados por policías, quienes se sumaron a la agresión lanzando bombas y gases lacrimógenos para dispersarlas, pero no lograron desmontar la movilización en ese momento.

El Cenidh ya había solicitado medidas cautelares para López, debido amenazas de detención y amenazas de muerte en contra suya y de su familia, por integrar la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia, estimó Abarca.

Y aunque López era un excelente alumno por lo cual integraba el cuadro de honor en la facultad de Economía, del Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador,  de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- Managua)  fue expulsado de forma arbitrariamente por las autoridades universitarias.