Grupo de Trabajo para Nicaragua de la OEA se reunió también con Banco Mundial

Encuentro fue el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, "para intercambiar perspectivas y preocupación sobre la evolución de la situación en Nicaragua"

Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). LA PRENSA/ CORTESÍA

Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). LA PRENSA/ CORTESÍA

El Grupo de Trabajo para Nicaragua, creado en agosto pasado en la Organización de Estados Americanos (OEA), a raíz de la crisis que vive el país centroamericano desde abril, se reunió ayer con el vicepresidente del Banco Mundial (BM), Jorge Familiar, para hablar sobre la evolución de la misma.

Así lo informó la representación de Canadá en la OEA, quien preside el Grupo de Trabajo integrado por 12 países, entre ellos Estados Unidos y México.

La crisis del país inició en abril pasado cuando la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo reprimió las manifestaciones pacíficas de los ciudadanos, que se oponían a una reforma del ejecutivo en la seguridad social.

La represión ha dejado  512 asesinatos, más de cuatro mil heridos y más de 1,300 desaparecidos y cientos de presos políticos, según el reporte más reciente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH). El encuentro con el vicepresidente regional del Banco Mundial supone la continuación de las acciones del Grupo en el caso de Nicaragua.

Lea: Grupo de trabajo de la OEA y el BID analizan la crisis sociopolítica en Nicaragua

El viernes pasado se encontraron con el directorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con la Unión Europea para analizar la crisis en la búsqueda de una solución al conflicto y evaluar sanciones económicas contra el régimen de Ortega, informaron las agencias.

El embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, ha reiterado que que las acciones del Grupo de Trabajo de la OEA con los órganos multilaterales son discutir posibles sanciones económicas al régimen de Ortega a quien se le señala de graves violaciones de derechos humanos a la población.

Lea además: OEA abriría camino a castigos bilaterales contra régimen Ortega-Murillo

El ejecutivo nicaragüense negó el acceso al país al Grupo de Trabajo de la OEA argumentando injerencismo, sin embargo eso no ha evitado que los miembros del grupo continúen reuniéndose con diferentes actores  y estudiando las diferentes opciones políticas y sanciones económicas hacia el dictador orteguista.

Lea: 1,300 ciudadanos han desaparecido desde que inició la represión orteguista en Nicaragua, según la ANPDH

Principales cooperantes

El Banco Mundial y el BID son de los principales organismos que dan financiamiento a Nicaragua. Según registra el Banco Mundial en su sitio web, están aprobados 145 millones de dólares para 2018 en financiamiento al país.

En el caso del BID tiene 1,150 millones de dólares en préstamos aprobados de las estrategias anteriores comprometidas con la nación centroamericana. No obstante, en agosto pasado el organismo multilaterial informó que la crisis afectó la ejecución de los proyectos y los desembolsos de préstamos al país causando un retraso en los mismos.

La OEA aprobó el pasado dos de agosto la conformación del Grupo de Trabajo para coadyuvar a solucionar la crisis en Nicaragua.

Además de Canadá y Estados Unidos, el Grupo de Trabajo lo integran los representantes ante la OEA de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, México, Panamá y Perú.

La lectura del analista político Eliseo Núñez, es que “Ortega equivocó al enfrentarse a la comunidad internacional” porque las acciones del Grupo con los organismos multilaterales suponen “la activación de un sistema global para evitar que el régimen tenga recursos para seguir reprimiendo al pueblo”.

“No necesariamente requiere de sanciones directas, sino que con solo adoptar nuevas y duras medidas administrativas de los fondos es suficiente para que el régimen tenga problemas. Trabar los desembolsos, suspender créditos nuevos pondría en dificultad al régimen porque se pondría en duda la capacidad de pago de la deuda del país y eso encarecería cualquier bono o letra que se emita para financiarse”, explicó Núñez.

Los recursos

El BID informó en agosto que que la crisis sociopolítica afectó la ejecución de los proyectos y los desembolsos de préstamos a Nicaragua, por lo que estaban pendientes de desembolsar 624 millones de dólares de su cartera activa de préstamos de inversión.

856 millones de dólares fue lo estimado a Nicaragua para el período 2013-2017 por parte del BID, según el informe oficial.

La nueva estrategia 2018- 2023 está pendiente de suscribirse  entre el BID y el ejecutivo
nicaragüense.

580 millones de dólares fue el compromiso financiero del Banco Mundial hacia Nicaragua entre 2014 al 2018.

148 millones de dólares es el monto aprobado en préstamos en 2018 por parte del Banco Mundial al país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: