Policía Orteguista desaloja a más tomatierras en Managua

Esta vez fueron desalojadas las personas que se tomaron los terrenos ubicados en la parte trasera del Aeropuerto Augusto C. Sandino

Tomatierras desmontar sus casa improvisadas detrás del Aeropuerto Nacional. LAPRENSA/Jader Flores

Este miércoles un grupo de oficiales, junto con personas de civil y con listas en mano, conversaba con los precaristas asentados en los terrenos traseros del Aeropuerto Augusto C. Sandino.

Desde horas tempranas de este miércoles, los mismos tomatierras desmontaban sus casas, algunas hechas con hojas de zinc nuevo y cuartones de madera; otras eran champas de plástico sostenidas con débiles troncos.

Contrario al fuerte despliegue policial que se orientó para desalojar a unas quince mil personas que se asentaron en una finca frente al Country Club el pasado viernes, el proceso de desalojo de estos últimos precaristas contó con escasa presencia policial.

Al parecer, este nuevo éxodo se desarrollaría por etapas, ya que las primeras casas eran destruidas, mientras que las del fondo permanecían intactas hasta el cierre de esta edición.

En el lugar, bautizado como “barrios” Laureano Ortega Murillo y La Fe Ortega-Murillo, desde el sábado pasado, algunas personas empezaron a llevarse sus pertenencias. Incluso algunas chozas lucían vacías, como si la gente las hubiese abandonado.

El miércoles, cuando la Policía estaba en los terrenos tomados, a las afueras de estos estaban aparcadas camionetas Hilux, que han sido relacionadas con grupos de choques de la dictadura utilizados para reprimir al pueblo autoconvocado.

Mientras estos precaristas levantaban sus pertenencias de un terreno que nunca les perteneció y que invadieron como parte de la estrategia del régimen para presionar al sector privado, en el sector del Country Club, solo habían quedado trozos de plástico negro tirados en el suelo, y como muestra inédita que el lugar alguna vez estuvo habitado, un sillón fue dejado a la intemperie.

Probablemente este no lo pudieron llevar, ya que varios de los precaristas desalojados aseguraron que no tenían ni para el acarreo; la acción los tomó por sorpresa. Asimismo, unas personas trabajan para cercar el lugar que estuvo tomado desde junio.

Varios tomatierras desalojados explicaron que no tenían información sobre los “dirigentes”, a quienes les habían entregado hasta mil córdobas, y en otros casos, hasta doscientos dólares por los lotes de terrenos con la promesa que la tierra sería legalizada.

Más tomatierras

A las orillas de la Pista Suburbana, en Managua, varias familias se tomaron esas tierras e instalaron sus champas, que han mejorado con el pasar del tiempo. Cuentan con agua potable y conexión eléctrica. A como ha sucedido en todas las invasiones orientadas por la dictadura Ortega-Murillo, en ese sector se ven aparcadas camionetas Hilux y motorizados que están pendientes de cualquier movimiento extraño.

 

En la imagen se ve cómo sacan los materiales de las propiedades invadidas. LAPRENSA/Jader Flores

En el lugar estaba un camión de la Alcaldía de Managua. En el desalojo anterior, los policías estuvieron acompañados por trabajadores de la Alcaldía, una pala mecánica y también camiones de la comuna capitalina para acarrear los materiales de los tomatierras que no se encontraban al momento del desalojo.

Lea más en: Orteguismo utiliza las tomas de tierra como arma política en Nicaragua