CIDH preocupada por maltratos a presos políticos en Nicaragua

“En este sentido, de acuerdo con los testimonios recibidos, las personas detenidas en El Chipote serían mantenidas en ropa interior, en un ambiente de altas temperaturas, y sin poder asearse regularmente o cambiarse de ropa”, señala el comunicado.

presos políticos

De derecha a izquierda, los reos: Medardo Mairena, Silvio Pineda y Pedro Mena. LA PRENSA/Tomada de El 19 Digital

La Relatoría para los Privados de Libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este miércoles su preocupación por las condiciones de detención de las personas procesadas por hechos vinculados con las protestas en Nicaragua. Y que caracterizarían como malos tratos, crueles o degradantes, revela un comunicado de prensa.

Tras la visita de trabajo, entre el 18 y 20 de septiembre, del relator de la CIDH para privados de libertad, comisionado Joel Hernández, él describe que las inadecuadas condiciones en que permanecen los presos políticos consistirían principalmente en insalubridad, negligente atención médica, obstaculización para la realización de visitas y aplicación de regímenes de máxima seguridad sin criterios objetivos.

“En este sentido, de acuerdo con los testimonios recibidos, las personas detenidas en El Chipote serían mantenidas en ropa interior, en un ambiente de altas temperaturas, y sin poder asearse regularmente o cambiarse de ropa”, señala el comunicado.

Le puede interesar: Oacnudh: dictadura ha intensificado la criminalización de líderes de la protesta

Igualmente, tanto en La Modelo como en La Esperanza, del Sistema Penitenciario Nacional (SPN), los detenidos también estarían sujetos a un trato discrecionalmente, diferenciado en relación con la aplicación de los criterios para permitir la provisión de alimentos, medicamentos y otros insumos básicos y de higiene personal.

“En particular, es de especial preocupación para la Relatoría la restricción de estas personas a la provisión de agua por parte de sus familias. Ello, en algunos casos habría llegado a permitir el ingreso de únicamente tres litros por semana”, refirió la CIDH.

Menciona que esa Relatoría y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) fueron informados sobre la falta de atención médica adecuada y especializada de personas que padecerían afecciones graves a su salud. Lo anterior, pese a que en algunos casos existen órdenes judiciales para brindar la  atención médica que requieren.

Lea además: Niegan acceso a los juzgados a madre de reo por usar camiseta alusiva a protestas

Esa Relatoría señala que según información recibida, a fines de julio después de los operativos de limpieza y desmantelamiento de los tranques en todo el país, “se habría intensificado una forma de represión selectiva y masiva contra manifestantes, mediante detenciones arbitrarias e ilegales”.

A fines de agosto, esta represión se estaría enfocando en criminalizar a líderes sociales y estudiantiles, a través de privación de libertad, y el consecuente inicio de procesos penales. Y destaca que un total de seis personas beneficiarias de medidas cautelares de la Comisión se encuentran privadas de su libertad con posterioridad a la emisión de las mismas.

Al comisionado Hernández, el régimen no le respondió su solicitud de visitar las cárceles La Modelo y La Esperanza, así como las celdas del Chipote.

Lea también: Medardo Mairena, líder campesino: “Nos tienen como si nos estuvieran horneando”

Práctica recurrente

A su vez, señala la CIDH que durante su visita a Nicaragua el relator Joel Hernández conoció de lo que considera una práctica recurrente de detenciones arbitrarias de líderes sociales y estudiantiles, así como de opositores del Gobierno. Conoció de irregularidades en los procesos “y respecto de las afectaciones derivadas de condiciones de detención, que serían incompatibles con la dignidad humana”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: