Fideg: más nicaragüenses que residen en la ciudad caen en pobreza

Fideg alerta de que los no pobres en Nicaragua son altamente vulnerables y además que el año pasado fueron más las familias que deterioraron su bienestar respecto a las que sintieron mejoría. La situación es más grave en la zona urbana que en la rural

Pobreza

Con la contracción en el consumo se evidencia un incremento en la pobreza. LAPRENSA/ARCHIVO

Por segundo año consecutivo la pobreza en Nicaragua incrementó su incidencia en la ciudad, situación que ha provocado que desde el 2015 la tasa de pobreza general en la zona urbana pasara de 22.1 por ciento  a 29.3 por ciento el año pasado, según reveló la Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua 2017, publicada por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg).

El aumento de la pobreza en la zona urbana contrasta con la ligera merma que a nivel nacional registró este flagelo (de 42 por ciento a 41.2 por ciento), aunque la pobreza extrema nacional pasó de 7.7 por ciento en 2016 a 8.4 por ciento el año pasado.

Lea:Gobierno mira menos pobreza en Nicaragua

Los resultados de la investigación se basan en una muestra de 1,732 hogares, con un margen de error estándar de más o menos 2.4 por ciento, y con un nivel de confiabilidad del 95 por ciento, informó el Fideg. En esta encuesta se consideró a un nicaragüense en pobreza si su consumo era igual o inferior a 25,733.6 córdobas anuales y 12,763.8 córdobas para los que están en pobreza extrema.

El economista Enrique Alaniz,  coordinador técnico de la encuesta del Fideg,  señaló que un aumento en el desempleo y el por ende un deterior en el consumo estaría detrás del incremento de la pobreza en la zona urbana. Además alertó de la alta vulnerabilidad de los que aún se encuentran fuera de la pobreza.

Lea:Estudio demuestra que programas sociales del Gobierno no reducen la pobreza

«Una reducción en el consumo produce un incremento más que proporcional en la incidencia de la pobreza. Por ejemplo, si el consumo se contrae en 10 por ciento la incidencia de la pobreza general incrementa en 13 por ciento y la de la pobreza extrema incrementa en un 26 por ciento. Esto es una evidencia de que en términos de bienestar, la población nicaragüense es altamente vulnerable», explicó.

Los hogares incluidos en la muestra 2017 fueron encuestados en el 2009, 2010, 2011, 2012,2013, 2015, 2016, lo cual permite estudiar la condición de los hogares pobres del país a lo largo del tiempo.

Lea:Enfermedades ligadas a la pobreza ganan terreno en Nicaragua

Estadísticas del Gobierno

No obstante las últimas estadísticas del Gobierno, la Encuesta Nacional de Medición del Nivel de Vida, estiman que la pobreza retrocedió 4.7 puntos porcentuales hasta 2016 con respecto a 2014, de tal manera que el 2016 solo el 24.9 por ciento de los nicaragüenses vivían en la pobreza y el 6.9 por ciento vivía en extrema pobreza.

Para hacer esa encuesta el Gobierno estimó que los pobres tendrían un consumo diario per cápita menor a 50.86 córdobas, es decir, 18,310.99 córdobas anuales. En el caso de los que viven en pobreza extrema el consumo per cápita diario lo situó en 12.50 córdobas, es decir, 11,258.93 córdobas anuales.

Al respecto, Alaniz explicó que a medida que reduzca las líneas de pobreza, la incidencia del flagelo se reduce, pero  las líneas se elevan, la tasa de pobreza tienden a incrementarse. De ahí unas de las diferencias entre la tasa de pobreza oficial y la que maneja el Fideg.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: