Vicepresidenta de Costa Rica advirtió en la ONU que crisis en Nicaragua «no es sostenible»

Costa Rica pide a la ONU la "diplomacia preventiva” en caso de Nicaragua

Epsy Campbell, vicepresidenta y canciller de Costa Rica en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). LA PRENSA/ EFE

Epsy Campbell, vicepresidenta y canciller de Costa Rica en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). LA PRENSA/ EFE

La vicepresidenta y canciller de Costa Rica, Epsy Campbell, solicitó al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, intervenir con la “diplomacia preventiva” ante la crisis sociopolítica en Nicaragua, país donde denunció se están dando “graves” violaciones de derechos humanos.

La vicepresidenta costarricense en su discurso en la 73 Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos, advirtió que “la situación de Nicaragua no es sostenible”, por lo que la comunidad internacional debe actuar ya que la crisis “tiene el potencial de escalamiento con un impacto directo en la estabilidad en el desarrollo de Centroamérica”.

“Solicitamos a la comunidad internacional y al secretario general (de la ONU) participar con la diplomacia preventiva y la mediación frente a estos graves acontecimientos. Cuando se trata de la vida y la dignidad de las personas, de sus posibilidades de vivir libres del temor y la miseria el silencio nos convierte en cómplices”, expresó Campbell.

Desde abril en Nicaragua se vive una crisis sociopolítica debido a la represión a las manifestaciones ciudadanas por parte de la Policía Orteguista y paramilitares.

Según Organismos de derechos humanos, la barbarie ha dejado entre 322 y 512 muertos, miles de heridos y cientos de presos políticos. También miles han abandonado el país principalmente a Costa Rica.

Campbell expuso en el plenario de Naciones Unidas que su gobierno desde el inicio de la crisis en Nicaragua han expresado la “preocupación por el deterioro de la institucionalidad y la erosión sistemática de los derechos humanos en Nicaragua” los cuales han sido constatados por la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

Le puede interesar: Secretario de la ONU: “En Nicaragua hay un uso letal de la fuerza”

Costa Rica reclamó mayor interés de parte de la comunidad internacional para presionar al dictador Daniel Ortega para que restablezca el diálogo nacional, suspendido desde el 16 de junio.

“Solo un acuerdo serio, con un calendario de democratización puede ser la solución al conflicto que aflige al hermano país” de Nicaragua, afirmó la también canciller Campbell.

Tercera sesion del diálogo nacional entre los estudiantes, empresarios, sociedad civil y el Gobierno. LA PRENSA/Jader Flores

El ejecutivo costarricenses han respaldado las resoluciones condenatorias contra el dictador Ortega en la Organización de Estados Americanos (OEA), y es uno de los 12 países en el Grupo de Trabajo conformado por el organismo para coadyuvar a una salida democrática a la crisis de Nicaragua.

Chile es parte de ese Grupo. Ayer el presidente de Chile, Sebastián Piñera en Naciones Unidas pidió que el Consejo de Seguridad aborde las “crisis democráticas” que existen en Nicaragua y Venezuela, al denunciar que ambos países sus regímenes violan de los derechos humanos de sus poblaciones.

Lea también: Presidente de Panamá teme otra ola migratoria por crisis en Nicaragua

Violan derechos humanos

En su discurso el presidente de Chile, Sebastián Piñera, afirmó en el seno de las Naciones Unidas que Venezuela “no es el único” país de Latinoamérica donde sus gobernantes no respetan los principios de libertad, democracia y derechos humanos.  “También en Nicaragua, donde ya han muerto más de 400 personas por la violencia generada por el Estado y por el gobierno del presidente Ortega”, dijo.

Lea además: Comité del Senado de EE.UU. aprueba sanciones contra Daniel Ortega

Socava libertades

La vicepresidenta y canciller de Costa Rica, Epsy Campbell, denunció los crímenes del dictador Daniel Ortega en el plenario de las Naciones Unidas. “La represión selectiva, la intimidación y la criminalización han socavado una a una las libertades de su población”, dijo.

Señaló que como consecuencia de la crisis nicaragüenses Costa Rica experimenta un aumento de los flujos migratorios y solicitudes de refugio, al que su gobierno “hemos respondido de una manera ordenada, responsable y solidaria” pero reclamó la colaboración de la comunidad internacional.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: