Policía se ensaña con doña Coquito, símbolo de las protestas en Nicaragua

La señora, de 78 años, relató que tras ser detenida fue trasladada a El Chipote. "Voy a continuar (protestando). Esta es mi lucha", dijo

Miriam del Socorro Matus, conocida como doña Coquito. LA PRENSA/Cortesía

La Policía Orteguista (PO) desató toda su brutalidad contra una anciana de 76 años, conocida como doña Coquito, el domingo, cuando realizó una redada monumental para detener a cualquier persona que saliera a protestar contra el gobierno de Daniel Ortega. Su nombre completo es Miriam del Socorro Matus Alemán y es un símbolo de las protestas en Nicaragua.

Fue detenida por policías boinas rojas en el sector del mercado Iván Montenegro, en Managua. Fue acorralada y sometida por más de cinco oficiales que la tiraron a la tina de una patrulla policial como si se tratara del más peligroso delincuente del país, cuando en realidad doña Coco es recordada por su gesto de regalarles agua a los manifestantes el 18 de mayo pasado.

Le puede interesar: Personajes populares surgidos en medio de la crisis del país

“Me agarraron del cuello y me pasaron como chancho a la tina”, contó ella horas después que la liberaron.

Nueva etapa de terror

Esto ocurre dos días después que la Policía Orteguista advirtió que acusará formalmente a los organismos y a las personas que convoquen a “concentraciones ilegales”, lo que fue interpretado como la criminalización oficial de las protestas. Pero también luego que la misma institución impidiera otra protesta el sábado, lanzando bombas a la ciudadanía y bloqueando las vías por donde se desplazaban los autoconvocados.

Historia de doña Coquito

El 18 de mayo doña Coquito se volvió un símbolo de solidaridad por regalar el agua helada que andaba vendiendo, a unas madres que lloraban la muerte de sus hijos en las afueras del Seminario de Nuestra Señora de Fátima, donde se desarrollaba la Mesa del Diálogo Nacional.

Lea más en: Obispo Silvio Báez: “quien reprime por ambiciones e inmoralidad no es cristiano”

Ese diálogo intentaba buscarle una salida pacífica a la crisis que vive el país desde el 18 de abril, cuando comenzó la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles, lo que ha dejado 512 muertos, según organismos de defensa de derechos humanos nacionales.

El domingo, doña Coquito y otros tres detenidos fueron llevados primero a la Estación VII de la Policía de Managua, que es la más cercana al mercado Iván Montenegro. Luego fueron llevados a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Puede leer más en: Managua tomada por policías y simpatizantes orteguistas

La anciana contó que en el Chipote los policías la trataron bien, incluso le llevaron un médico que le tomó la presión arterial y le regaló medicamentos para estabilizarla, debido a que se desmayó en la tina de la camioneta policial.

Luego la misma Policía la llevó a su casa. Pero también doña Coco contó que los oficiales de la DAJ la quisieron “convencer” de que las personas que protestan contra el Gobierno la están manipulando y usando.

Lea también: Francisca Ramírez: “Ortega quiere exterminar a los campesinos”

“Yo no siento que me están usando, porque yo ando voluntariamente y mi opinión nadie me la va a quitar”, dijo doña Coquito.

La señora manifestó que seguirá protestando pese al riesgo que implique.

Tres detenidos más

Los otros tres detenidos por defender a doña Coquito fueron Flor de María Ramírez, la bailarina que se destaca en las protestas por usar un traje folclórico azul con encajes blancos, y que ocultaba su identidad con un pañuelo. Ella es la única que fue liberada el mismo domingo con doña Coquito. Ramírez expresó que ya no va a seguir ocultando su identidad, porque la Policía tiene todos sus datos personales; relató que en la Estación VII uno de los uniformados la amenazó con “desbaratarle la cara con el fusil” si seguía hablando y también querían obligarla a quitarse su traje folclórico, para quemarlo, pero ella se negó.

Lea más en: Daniel Ortega amenaza a manifestantes y desafía a la comunidad internacional

La otra mujer que hasta el domingo seguía detenida es Guisella Elizabeth Ortega Cerón, 31 años, profesora de español. Su hermana, Verónica Ortega, denunció que no sabía a dónde la llevaron. Un señor también fue detenido, pero tampoco se tuvo noticias de él, ni se conoce su identidad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: