Crisis sociopolítica sacude fuertemente el mercado laboral de Nicaragua

Entre abril y julio, el 65.6% de las empresas modificó el horario laboral, el 53.1% mandó a trabajadores de vacaciones y el 46.9% admitió haber sido flexible con la asistencia

Funides estima que a julio 2018, 347 mil personas han sido despedidas o suspendidas de sus puestos de trabajo. LA PRENSA / W. LÓPEZ

Aunque desde que inició la crisis sociopolítica el 18 de abril y finales de julio 347 mil personas han sido despedidas o suspendidas de sus empleos —formales e informales—, las empresas han tenido que aplicar un sinnúmero de medidas para evitar que el desempleo se ensanche, según revela una encuesta publicada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Entre abril y julio, hasta ahora los meses más intensos de la crisis sociopolítica que este martes cumple 168 días, el 65.6 por ciento de las empresas modificó el horario laboral, el 53.1 por ciento mandó a trabajadores de vacaciones y el 46.9 por ciento admitió haber sido flexible con la asistencia.

Lea también: Funides: entre abril y julio se perdieron 347 mil empleos por la crisis en Nicaragua

Sin embargo, el 31.3 por ciento admitió haber suspendido contratos laborales y el 12.5 por ciento renegoció convenios con sus empleados, así lo reflejan los resultados de la encuesta de Monitoreo de las Actividades Económicas del Cosep y Funides. Dicha encuesta incluye información de 21 gremios, 32 actividades económicas y 53 empresas de sectores clave.

Pequeños hoteles los más afectados

La investigación que describe a detalle los problemas enfrentados por los diversos sectores económicos como consecuencia de la crisis sociopolítica, con un saldo superior a quinientos asesinados, miles de heridos, decenas de encarcelados y desaparecidos y pérdidas de 946.2 millones de dólares, detalla que en julio el ausentismo laboral afectó el desarrollo de diversos sectores, siendo los pequeños hoteles los más golpeados con una afectación del 50 por ciento.

En tanto, el acopio de leche y las empresas relacionadas a consultorías, contratistas y proveedores del sector construcción registraron un 20 por ciento de ausencia de sus trabajadores; mientras que en la producción de cacao y la exportación de café la inasistencia de trabajadores en julio fue del 10 por ciento.

Puede leer también: INSS perdió 1,168 afiliados por día entre abril y junio a causa de la crisis sociopolítica

De acuerdo con el informe, “con base en información de la encuesta de monitoreo y datos del empleo formal según el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Funides estima que a julio 2018, 347 mil personas han sido despedidas o suspendidas de sus puestos de trabajo. En particular, las actividades relacionadas con el turismo, comercio y construcción representan el 76 por ciento del total de despidos y suspensiones”.

Bajón en empleo temporal

Los resultados de la encuesta también revelan que el empleo informal es el más dañado, ya que de las 347 mil plazas que se han perdido entre abril y julio, la mayoría corresponden al sector informal, ya que según las estadísticas del mercado laboral que publica el Banco Central, entre abril y junio la seguridad social solo perdió 86,439 afiliados.

También puede leer: Fideg prevé que caída de consumo agravará la pobreza en Nicaragua

De este empleo informal que se ha destruido como consecuencia de la crisis, el más afectado es el empleo temporal.
Según los resultados de la investigación realizada por Cosep y Funides, con respecto a abril, las turoperadoras y los pequeños hoteles reportaron en julio el despido del ciento por ciento de los empleados temporales; mientras que las empresas urbanizadoras dijeron que habían despedido el 60 por ciento de los trabajadores temporales y las contratistas del sector construcción al 50 por ciento de los empleados temporales.

Empleo permanente afectado

Sobre la pérdida de empleos permanentes, los resultados de la encuesta de Monitoreo de las Actividades Económicas señalan que con respecto a abril, en julio las turoperadoras habían cesado al 80 por ciento de su fuerza laboral permanente, mientras que los pequeños hoteles habían despedido al 70 por ciento.

Por su parte, los restaurantes dijeron que en julio, con respecto a abril su planilla había perdido el 40 por ciento de la fuerza laboral permanente; las empresas urbanizadoras al 33 por ciento, las empresas contratistas de la construcción al 25 por ciento, las del sector comercio y servicios al 20 por ciento y las empresas contratistas del sector construcción habían cesado al 17 por ciento de sus trabajadores permanentes.

Puede leer también: ¿Por qué Daniel Ortega no podrá gobernar dándole la espalda al mundo?

En empresas de otros sectores, como el productivo, la minería y la distribución de equipos médicos y medicamentos, el despido de trabajadores permanentes fue de entre el 1 y el 3 por ciento.