Policía Orteguista sigue atrincherada en Ciudad Sandino

La Policía Orteguista mantiene el cierre de toda una cuadra y sigue atrincherada en la delegación del Distrito Diez, complicando la circulación vehicular de la zona

Ciudad Sandino

Así se mantiene el cierre de la calle que lleva a la estación policial del Distrito Diez, en Ciudad Sandino. LAPRENSA/J.FLORES

La Policía Orteguista (PO) mantiene el cierre de toda una cuadra y sigue atrincherada en la delegación del Distrito Diez, ubicada en Ciudad Sandino, complicando la circulación vehicular de la zona, donde están los juzgados, el hospitalito y el mercado de ese municipio.

Desde que la protesta cívica se masificó en Nicaragua y la PO elevó la parada de represión contra el pueblo, esta delegación cerró la calle y colocó sacos rellenos de arena para disparar con ventaja frente a civiles que demandan justicia, libertad y democracia en el país, escribiendo en la historia un episodio más de resistencia frente a una dictadura.

Ante el cierre de la calle, los conductores deben bordear el cementerio, ubicado en la parte sur, lo que resulta complicado porque esa vía es angosta y se satura con facilidad.

Ciudad Sandino
Si alguien va a realizar un trámite a la estación debe dejar el carro frente a las vallas porque a nadie se le permite el paso.
LA PRENSA/J.FLORES

Al igual a otros sitios del país, en Ciudad Sandino hubo represión contra los manifestantes azul y blanco y también se contaron muertos, en casos que no han sido investigados al ser los autores de los asesinatos afines al régimen de Ortega.

Otras instituciones que se atrincheraron en la crisis

El edificio de la Policía Orteguista ubicada en Plaza El Sol, fue la primera en atrincherarse en la crisis que estalló en abril, cuya llama fueron una reforma al Seguro Social -ya derogada- y la explosión la brutal represión a la ciudadanía que protestaba la medida.

Se tumbó la malla perimetral y se construyó un muro con verjas, y también se instalaron cámaras de video que dan a la calle.

La Alcaldía de Managua fue otra institución pública que mejoró su seguridad al quitar la malla, se levantó un muro con piedra cantera y luego se reforzó la parte superior con malla. Además se colocaron cámaras de video y se instaló un campamento militar, con miembros del Ejército de Nicaragua a vigilar las 24 horas del día porque allí se guardaban morteros y armas hechizas con que se atacaron a los autoconvocados.

El Instituto de Medicina Legal también botó la malla perimetral y construyó un muro de concreto, desde el estacionamiento y la morgue, hasta la entrada principal al edificio, ubicado en la parte norte del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).

Los muertos que se cuentan

El 18 de abril empezaron las protestas contra el régimen de Daniel Ortega y todavía no paran. En esos cinco meses y medio se han asesinado a 512 personas, de acuerdo al último informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Por su parte, el régimen solo cuenta 199 personas muertas en la crisis socipolítica de que no logra salir pero que pregona que todo volvió a la normalidad.