Aumentan deuda pública interna de Nicaragua para dar fondos al INSS

Este sería el primer pago que se hace a la institución, de los 4,397.17 millones de córdobas, que se anunció que recibiría, tras la reforma al Presupuesto General de la República 2018

INSS

El Presupuesto General de la República original proyectó que el INSS cerraría el 2018 con un déficit de 2,228 millones de córdobas, ahora se estima que puede superar los 3,000 millones. LA PRENSA/ARCHIVO

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público ordenó convertir en deuda pública interna un monto por 150.4 millones de córdobas, que fue transferido a las debilitadas finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), para cubrir el pago de pensiones especiales y aporte estatal.

Ese monto, que Hacienda convirtió en deuda pública, forma parte del tramo de 4,397.17 millones de córdobas que el Ejecutivo decidió destinar a favor del INSS en la reforma al Presupuesto General de la República a principio de agosto pasado.

Lea además: Funides: Salvar el Seguro Social implicaría medidas más extremas que en abril

El anuncio de dicha transferencia apareció en el Diario Oficial La Gaceta, del 3 de octubre de 2018. Según el decreto, de los 150.4 millones de córdobas, 147.7 millones de córdobas serían en concepto de pago de pensiones especiales de 2017 y 2.7 millones de córdobas en concepto de aporte estatal.

El INSS se encamina este año a cerrar por sexto año consecutivo con uno de los peores déficits financieros de las últimas décadas, que oscilará entre 3,300 y 3,846 millones de córdobas, según estimaron esta semana a LA PRENSA economistas y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Puede leer: Gobierno le inyecta 4,397 millones de córdobas al INSS para evitar que quiebre

El año pasado el instituto rector de la Seguridad Social en Nicaragua finalizó con un déficit de 2,371.8 millones de córdobas. Los cinco años seguidos de crisis financiera obligaron al Gobierno a impulsar una reforma paramétrica al reglamento de la Ley de Seguridad Social, lo que hizo estallar una crisis social sin precedentes. La gente se lanzó a las calles a protestar y el régimen reprimió con sus fuerzas de choque y policiales, dejando como saldo más de trescientos asesinados.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) llevaba varios años alertando a Nicaragua de que debía impulsar una reforma antes de 2019, cuando se prevé que el INSS caiga en insolvencia total.

En el Presupuesto General de la República original, es decir antes de la crisis y su reforma, el Ejecutivo había proyectado que el INSS cerraría el 2018 con un déficit de 2,228 millones de córdobas, pero ahora todo apunta a un mayor hueco financiero.

También: Funides: Salvar el Seguro Social implicaría medidas más extremas que en abril

Y es que desde noviembre del año pasado el INSS ha venido perdiendo afiliados, situación que ha provocado que la base de contribuyente pase de 921,328 trabajadores en noviembre a 810,430 a junio. Es decir, que entre noviembre y junio se dieron de baja 110,898 asegurados.

Crisis aceleró caída del Seguro Social

Este miércoles la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió que las condiciones económicas actuales han multiplicado los problemas financieros del INSS y que el Gobierno no podrá hacer frente a esa crisis con fondos del Presupuesto General de la República.

El deterioro de las condiciones del INSS respecto a antes de abril, es tan fuerte que para equilibrar sus finanzas, sin necesidad de transferencia de fondos presupuestarios, se requiere de un aumento de 7.4 puntos porcentuales en las contribuciones, ya sea de empresas o trabajadores.

Esto sería superior a los 4.25 puntos que se habían aprobado en abril, cuando se anunció la imposición de un paquete de reformas, que implicaba un incremento de 3.5 puntos gradual para las empresas y 0.75 puntos para los trabajadores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: