¿Una nueva UNO?

El distintivo de la UNO y la UNAB fue y es el azul y blanco de la Bandera de Nicaragua, porque la libertad y la democracia son legítimos valores nacionales

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

Ayer se conoció la integración de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), una amplia alianza de grupos políticos y organizaciones sociales que se propone lograr “la pronta salida del poder de los Ortega Murillo por vías democráticas”.

La UNAB demanda la celebración de elecciones anticipadas, “con un poder electoral reestructurado y observación nacional e internacional que garanticen comicios inclusivos, plurales, transparentes y competitivos”. Con ese fin reclama “un Diálogo Nacional para acordar los términos y condiciones de la transición democrática”, con la Conferencia Episcopal como mediadora y testigo; con la Alianza Cívica “como representante de la sociedad nicaragüense en dicha negociación”, y con la presencia de la OEA, la ONU y la Unión Europea como garantes.
Sin duda que el eje de esta amplia unidad opositora es la Alianza Cívica, que se formó en el suspendido Diálogo Nacional organizado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua a petición de Daniel

Ortega, cuando el despiadado dictador se encontraba con el agua al cuello, acorralado por la masiva y potente rebelión popular que estalló el 19 de abril.

Se podría decir que la amplia alianza social y política que se acaba de formar es una nueva UNO, la Unión Nacional Opositora fundada el 29 de mayo de 1989 por 14 partidos políticos que buscaban la democracia, alentados por los acuerdos de los presidentes centroamericanos en Costa del Sol, El Salvador, el 14 de febrero de 1989, que obligaron al dictador Daniel Ortega a adelantar las elecciones generales de noviembre de 1990 a febrero de ese mismo año.

Hay similitudes y diferencias entre aquella UNO de 1989 y la UNAB de 2018. La UNO fue creada para enfrentar y derrotar electoralmente a la dictadura sandinista y la UNAB se constituye para hacer frente de manera cívica y pacífica a la nueva dictadura de Daniel Ortega.

El distintivo de la UNO y la UNAB fue y es el azul y blanco de la Bandera de Nicaragua, porque la libertad y la democracia son legítimos valores nacionales que era necesario reivindicar en aquella época y es una obligación cívica y moral recuperar en nuestros días.

Como diferencia entre ambas alianzas, cabe recordar que la UNO fue integrada exclusivamente por partidos políticos, mientras que la UNAB está formada por algunos movimientos políticos y muchas organizaciones sociales, que son muy diversas entre ellas pero comparten todas el propósito de liberar al país de la dictadura y restablecer la democracia.

Sin duda que no será fácil manejar una alianza tan amplia, diversa y compleja como esta. Para ello será necesario actuar con responsabilidad y centrarse cuidadosamente en el único objetivo de sacar a la dictadura del poder, por medio de elecciones libres, limpias e inclusivas, y restablecer la institucionalidad democrática y la vigencia del Estado de derecho.

Por el bien de Nicaragua y para que no siga el derramamiento de sangre, esperamos que lo consiga lo más pronto que sea posible.