Continúa el desfile de tomatierras desalojados por el régimen de Ortega

El sector de Miraflores, ubicado en la carretera a Xiloá; y a orillas de la Carretera Norte, en el kilómetro 13; fueron las zonas desalojadas

Tomatierras

En las últimas semanas el régimen de Daniel Ortega ha desalojado a tomatierras en varias partes del país, principalmente Managua. LAPRENSA/U.MOLINA

El régimen de Daniel Ortega continúa desalojando a precaristas que en el inicio de la crisis sociopolítica se tomaron propiedades privadas, esto con el consentimiento del mismo poder a cambio, en su mayoría, de mostrar el apoyo perdido.

El sector de Miraflores, ubicado en la carretera a Xiloá; y a orillas de la Carretera Norte, en el kilómetro 13; fueron las zonas donde la Policía Orteguista al final sacó a los tomatierras, quedando devastado el sitio y solo con restos de algunas champas.

En Miraflores el desalojo de más de 400 familias empezó el martes pasado, luego de cumplirse los cinco días que dio la Policía Orteguista para que los invasores se fueran de forma espontánea pese a que se habían colocado banderas rojinegro en las chozas forradas con plástico negro y zinc viejo.

En los terrenos de la Carretera Norte la cifra de familias llegaba a unas 350 y fueron sacadas la tarde del miércoles, tras darle 24 horas para irse por su cuenta.

Ante la orden, los tomatierras empezaron a desmontar sus casas, y acarrear sus principales pertenencias. En el lugar quedaron tirados trozos de plástico negro, algunos vasos de plásticos y prendas de ropa.

Tomatierras
Así lucen los terrenos donde estuvieron tomatierras en Miraflores, en el camino a Xiloá. LAPRENSA/J.FLORES

Estas personas habían bautizado el lugar como República de Taiwán, y aunque aseguraron que nadie los mandó a tomarse esas tierras, y que llegaron por la necesidad de obtener un lote de terreno y no seguir alquilando, dijeron que siempre adornaban con banderas rojinegras y asistían a las marchas oficialistas.

En el lugar contaban con el servicio de agua potable, energía eléctrica y habían construido letrinas; era su hogar, cuentan apesarados después del desalojo ordenada por Ortega.

Ellos esperan una respuesta del régimen, ya que siempre lo apoyaron. Los precaristas relataron que junto a los policías, andaban, un grupo de personas, que ellos creen son trabajadores de la Alcaldía de Managua, estos les decían que llenaran una ficha para un banco de terrenos, pero ellos no tenían confianza.