Acusados de terrorismo por aspirar a una Nicaragua democrática

Tres jóvenes de Nicaragua que participaban en protestas contra el presidente (dictador), Daniel Ortega fueron llevados este miércoles al Complejo Judicial de Managua para ser juzgados por terrorismo y otros delitos.

De izquierda a derecha aparecen Marlon Fonseca, Rodrigo Espinoza y Hanssel Váquez.

Tres jóvenes de Nicaragua que participaban en protestas contra el presidente (dictador), Daniel Ortega fueron llevados al Complejo Judicial de Managua para ser juzgados por terrorismo y otros delitos.

Hansel Vásquez, de 25 años, Marlon Fonseca, de 26, y Kevin Rodrigo Espinoza, de 21, son acusados por el Ministerio Público por los delitos de terrorismo, tráfico de armas, asesinato frustrado, entre otros.

Los jóvenes son señalados de haber provocado un incendio en la radioemisora oficialista Nueva Radio Ya el 30 de mayo pasado, cuando una manifestación para apoyar a las madres de personas que murieron en protestas contra Ortega fue atacada a tiros, ejecutados por «paramilitares», con un saldo de al menos 16 muertos.

Lea más en: Policía señala a tres líderes universitarios de terrorismo y crimen organizado

Organizaciones humanitarias, que cifran entre 322 y 512 el número de muertos en las protestas, criticaron que el juicio fue realizado a puertas cerradas, a pesar de que la legislación de Nicaragua manda a que estos procesos sean públicos.

«De estos se puede esperar cualquier cosa en estos momentos», dijo a periodistas la mamá de Vásquez, Lillyam Ruiz, mientras esperaba información de su hijo en el portón del Complejo Judicial.

«Mi hijo es inocente, como todos los presos políticos, pero Dios todo lo ve», agregó.

Las organizaciones humanitarias sostienen que en Nicaragua hay más de 300 «presos políticos».

La oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de Ortega por «más de 300 muertos», ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

El presidente nicaragüense no reconoce los señalamientos y afirma ser víctima de un intento de «golpe de Estado».

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta (dictadora) Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de renuncia debido a los centenares de muertos durante las manifestaciones.

Lea más en: Tres universitarios integrantes del Movimiento 19 de Abril son acusados de terrorismo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: