Reo político tiene más de 40 días preso sin enfrentar una acusación formal

Carlos Silva Rodríguez fue señalado de ser terrorista porque supuestamente colaboró junto a cientos de ciudadanos a derribar un árbol de la vida

Carlos Humberto Silva Rodríguez (con camisa a cuadros) fue presentado este lunes como "terrorista" junto a otros manifestantes, por supuestamente derribar una arbolata. LA PRENSA/ CORTESÍA

Carlos Humberto Silva Rodríguez (con camisa a cuadros) fue presentado este lunes como «terrorista» junto a otros manifestantes, por supuestamente derribar una arbolata. LA PRENSA/ CORTESÍA

El basquebolista Carlos Silva Rodríguez, lo que tiene de edad (43 años), tiene en días de estar detenido ilegalmente como reo político en las cárceles de El Chipote en Managua. Su padre Carlos Silva Grijalba, de 62 años, está sumamente preocupado por la situación de su hijo y pide a Dios por la pronta libertad de su vástago.

Silva Rodríguez, fue señalado por la Policía Orteguista de ser terrorista porque supuestamente colaboró junto a cienes de ciudadanos a derribar un árbol de la vida conocido también como “Chayo palo”, por ser estos símbolos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Después de 40 días de cautiverio, por fin los policías permitieron que su hermana Elisa Silva subiera a verlo.

“Mi muchacho está deprimido, es un manojo de nervios, creía que lo teníamos olvidado, pero le aclaramos que esta gente no nos dejaba saber nada de él. Creo que es demasiada saña contra él tenerlo preso sin cargos. Protestar no es un delito”, dijo su papá Carlos Silva Grijalba, muy adolorido por la situación y cargando un cartel con la fotografía de su hijo, demandando libertad.

Silva Rodríguez fue detenido el 25 de agosto, mientras jugaba baloncesto en las canchas del parque Luis Alfonso Velázquez en Managua, relató su padre. “Se lo llevaron con el uniforme puesto, porque él además de patrocinar a un equipo de baloncesto, también jugaba y el día que la policía lo presentó lo sacaron con ropa de quién sabe quien”, relató su papá.

La Constitución Política de Nicaragua ordena que todo ciudadano tiene derecho a ser puesto en libertad o a la orden judicial, dentro de las 48 horas posteriores a su detención, pero este derecho ha sido violentado a muchos jóvenes y adultos apresados durante las protestas cívicas contra la dictadura orteguista.

Sindicalista y líder estudiantil

Otro que lleva 20 días de detención ilegal es el sindicalista de la Upoli, Ricardo Baltodano, hermano de la excomandante guerrillera Mónica Baltodano, quien fue detenido el 15 de septiembre y hasta ahora no lo han dejado en libertad ni lo han llevado a los juzgados.

“!No tiene juicio alguno¡. Nos informaron que está padeciendo de fuertes dolores en su columna por hernia discal previa y por el fuerte golpe que sufrió al caer de un techo cuando intentaba huir de sus captores. !Necesita atención médica¡”, escribió en un tuit en septiembre pasado, su sobrina Mónica López.

De esta violación fue víctima el líder universitario Jonathan López González, quien cursaba tercer año de Economía en el Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador (RUCFA), y se unió a las protestas desde el pasado 18 de abril.

Fue capturado el 23 de septiembre, cuando participaba en la marcha “Somos la voz de los Presos políticos”, después de haber sido expulsado de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) por ser parte de los estudiantes que estuvieron atrincherados en esa alma máter y la PO lo presentó hasta el 27 de septiembre. González

No les importa medidas

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos (Oacnudh) instó al Gobierno de Nicaragua a “respetar” las garantías del debido proceso en el caso de Jonathan López, quien es líder estudiantil y miembro de la Alianza Cívica y tiene medidas cautelares otorgadas por esa organización, pero al régimen de Daniel Ortega no les importa.

Otro líder estudiantil que tiene medidas cautelares a favor es Edwin Carcache Dávila, pero también fue apresado el 4 de septiembre y está siendo procesado por diversos delitos.

Igual pasó con el líder del Movimiento Campesino Medardo Mairena, quien también tienen medidas cautelares a favor, sin embargo está preso en espera de juicio.

Acusan de cuatro delitos

Ocho jóvenes, que participaron en la toma del recinto de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), entre ellos Jonathan López González, serán acusados en los tribunales por secuestro, extorsión, tenencia ilegal de armas, incendio y exposición de personas al peligro, informó la Policía Orteguista.

Ellos son Kevin Solís, Andrés Cruz, Pedro Estrada, María Alejandra Castillo, José Ángel Ortiz, Franklin Artola y Julio González, son señalados de “secuestrar” la Universidad, usar el lugar para “cometer delitos” y finalmente destruir la infraestructura del recinto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: