La CIDH lamenta la persistente ausencia del Estado de Nicaragua en las sesiones del organismo

La ausencia de las delegaciones de los Estados dificulta severamente el trabajo de la CIDH

Audiencias de la CIDH sobre la crisis en NIcaragua. TOMADA DE REDES SOCIALES

Al concluir el 169 período de sesiones la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó una vez más la ausencia del régimen Ortega Murillo en representación del Estado de Nicaragua.

«La CIDH lamenta profundamente la ausencia del Estado de Nicaragua en las audiencias a las que fue convocado. La ausencia de las delegaciones de estos Estados impide o dificulta severamente el trabajo de la CIDH», señala el comunicado de ese organismo de derechos humanos, que «hace un enérgico llamado a los Estados miembros a atender las sesiones y las audiencias a las que son convocados».

Y recuerda que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos se fortalece con la participación activa tanto de las representaciones del Estado, como de las víctimas de violaciones de derechos humanos, sus representantes y organizaciones de la sociedad civil. «Las audiencias son una herramienta esencial para recibir información a fin de cumplir con el mandato que le han asignado los propios Estados miembros de la OEA (Organización de Estados Americanos), de proteger, promover y defender los derechos humanos en la región», dice la CIDH.

Lea: “El presidente de los Estados Unidos tiene el compromiso con que Nicaragua regrese a la democracia”

Destaca el comunicado de prensa de la CIDH que al finalizar su período de sesiones ha evaluado el panorama general de la situación de los derechos humanos en todos los países de la región, especialmente en Nicaragua y Venezuela.
En el caso de Venezuela reitera su solicitud de permitir una visita in loco al país. Y en el caso de Nicaragua realizó una reunión informativa con el Grupo de Trabajo del Consejo Permanente sobre Nicaragua en la cual destacó la importancia del funcionamiento del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni).

Trabajo realizado

El 169 Período de Sesiones, fue realizado en Boulder a invitación de la Universidad de Colorado, del 30 de septiembre al 5 de octubre del presente año y donde la CIDH celebró 37 audiencias públicas sobre Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Venezuela y Nicaragua entre otras.

Durante el 169 período de sesiones la Comisión discutió y aprobó 15 informes sobre el fondo de casos, dos publicaciones. Asimismo, la CIDH confirmó que este año ha aprobado 81 informes sobre admisibilidad durante 2018.

Igualmente realizó 31 reuniones de trabajo sobre medidas cautelares, seguimiento de recomendaciones, casos y asuntos en proceso de solución amistosa sobre 15 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Perú, Paraguay, Estados Unidos, Venezuela y Nicaragua.

Le puede interesar: Régimen de Nicaragua corta todo contacto con la OEA

Durante la sesión, la Comisión revisó y discutió un número importante de solicitudes de medidas cautelares y adoptó seis resoluciones de otorgamiento. A la fecha, la CIDH ha alcanzado un total de 70 medidas cautelares otorgadas durante 2018, lo que asegura constituye el más alto número de medidas otorgadas en este mismo período en su historia. Y entre esos países está incluido Nicaragua.

«La CIDH toma nota de las advertencias sobre posibles represalias planteadas por representantes de la sociedad civil en audiencias y reuniones de trabajo referidas a varios Estados, quienes expresaron su temor a las consecuencias que pueden enfrentar al regresar a su país», indica el comunicado de prensa.

Es de destacar que entre esas delegaciones que advirtieron ese temor están los peticionarios de Nicaragua, que lo hicieron ver durante las audiencias celebradas el pasado martes.

«La CIDH condena enérgicamente cualquier tipo de impedimento impuesto a que una persona pueda ejercer su derecho a utilizar los mecanismos disponibles en el sistema interamericano de protección de los derechos humanos, o cualquier tipo de represalia o estigmatización que emprenda un Estado motivada por la participación o el accionar de personas u organizaciones ante los órganos del sistema interamericano, en ejercicio de sus derechos convencionales», puntualiza el comunicado de prensa de la CIDH.

Y más bien la CIDH urge a los Estados a adoptar medidas de protección para garantizar la seguridad de todas las personas que han participado en estas actividades.

Lea también: Escrutinio mundial a la fortuna del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: