Marcha Unidos por la Libertad, es desafío al terror orteguista

La marcha Unidos por la Libertad está organizada para las 10:00 de la mañana. Tiene como punto de partida la rotonda Jean Paul Genie y destino la rotonda Metrocentro.

Unidad Nacional Azul y Blanco, Ciudadanos por la Libertad, Partido Conservador

La Unidad Nacional Azul y Blanco la conforman movimientos que han liderado la protesta ciudadana contra la dictadura Ortega-Murillo. LA PRENSA/ E. CHAMORRO

Pese a las amenazas del régimen de criminalizar las marchas ciudadanas en su contra, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) saldrá a las calles este domingo en la denominada marcha Unidos por la Libertad.

El pasado 28 de septiembre, por medio de un comunicado la Policía Orteguista no solamente prohíbe las marchas ciudadanas que demandan la salida de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, sino que amenaza con procesar a los responsables y organizadores de las mismas.

Policía debe respetar la Constitución

“Nosotros vamos a marchar, no tenemos miedo porque marchar es un derecho que nos da nuestra Constitución. Si más bien es la Policía la que debe empezar por respetar la ley y a la vez proteger a los ciudadanos que marchamos de manera cívica y pacífica”, aseguró el líder campesino, Lesner Fonseca, quien forma parte de la Alianza Cívica en el diálogo y ahora también es miembro de la Unidad Nacional.

Lea además: Unidad Nacional Azul y Blanco llama a marchar en contra de la dictadura de Daniel Ortega

La marcha Unidos por la Libertad está organizada para las 10:00 de la mañana. Tiene como punto de partida la rotonda Jean Paul Genie y destino la rotonda Metrocentro.

El régimen también ha empleado a su policía, turbas, fanáticos, empleados públicos y grúas para tomarse las rotondas de la capital como una forma de intimidar a los ciudadanos para que no realicen sus concentraciones pacíficas contra la pareja dictatorial.

Mientras la Policía Orteguista brinda protección a los fanáticos del régimen, a los ciudadanos que marchan cívicamente los reprime sin ninguna causa en compañía de paramilitares.

Puede leer: Régimen ordena más marchas para vender “ilusión” de tener respaldo popular

El régimen califica a los ciudadanos que marchan en su contra como terroristas, delincuentes y vándalos. Muchos guardan prisión por marchar y demandar justicia, libertad, democracia y elecciones anticipadas.

“Todas nuestras marchas son pacíficas y es un derecho constitucional. No podemos atemorizarnos por amenazas. Seguiremos en las calles demandando una nueva Nicaragua sin Daniel Ortega y Rosario Murillo”, dijo el líder estudiantil Francisco Martínez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: