«Cuerpos rebeldes arrojados al cráter del olvido», dice Ripoll en uno de sus versos a Nicaragua

Poemas escritos por el español Ramón Ripoll y Carlos Tünnermann durante la crisis que vive Nicaragua denuncian violencia extrema del régimen orteguista en materia de derechos humanos

LAPRENSA/Archivo/Roberto Fonseca

“Esta palabra es tinta derramada en un papel en blanco llamado Nicaragua”, dice en tono dramático el poeta español José Ramón Ripoll en un fragmento de su poema Contra la misma cosa; por su lado, el escritor Carlos Tünnermann Bernheim en su versos El rostro de la tristeza relata que al reo “En secretas audiencias lo juzgan por crímenes que jamás ha cometido”.

Estos poemas escritos durante la crisis que vive Nicaragua denuncian la violencia extrema del régimen orteguista en materia de derechos humanos.

Ripoll, es autor del libro Estragos de la guerra. Su obra ha sido galardonada con el Guernica, el Premio Juan Carlos I, entre otros.

Puede interesarle además: 

José Ramón Ripoll: “Es peligroso leer a Darío” 

Rubén Darío, ideas y versos sobre política y paz


LA PRENSA/ARCHIVO/ROBERTO FONSECA

Contra la misma cosa

José Ramón Ripoll

Esta palabra es para aquellos que en la desesperanza de los suyos
hallaron una espiga de luz para un futuro que hoy ya es ayer.

Esta palabra es el rescoldo que quema en la conciencia
de quienes aún contemplan el Masaya ardiendo,
sin dejar de sentir el antiguo castigo
de los cuerpos rebeldes arrojados al cráter del olvido.

Esta palabra es el recuerdo líquido del lago Cocibolca
que en su aparente placidez se subleva de pronto
contra sus propios límites, con más fuerza que el mar y que el océano.

Esta palabra es una huella aún no borrada en los senderos
de un sueño recorrido en la espesura
de la ilusión y la quimera.

Esta palabra es el engarce de una misma contienda
con diferentes nombres contra el oprobio y la mentira,
el mismo sátrapa y un crimen semejante.

Esta palabra es tinta derramada
en un papel en blanco llamado Nicaragua,
por todos los poetas que escribieron tu nombre
mirando a las estrellas y al corazón del tiempo:
un tiempo que ha llegado, que es presente continuo,
que clama entre sus sílabas la plena libertad.

Esta palabra es eco, silencio y melodía
de un himno que componen en las calles y plazas
las anónimas voces cantando el digno movimiento de la vida,
la costumbre esencial de estar viviéndola.

(A todos los nicaragüenses y, especialmente, a los amigos del Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua).
España, agosto 2018.


LA PRENSA/ARCHIVO/ROBERTO FONSECA

El rostro de la tristeza

Carlos Tünnermann Bernheim

La tristeza profunda tiene su rostro
en el semblante sombrío y demacrado del reo.

Sus profundas ojeras,
evidencian el amargo sufrimiento
de continuas noches de desvelo
de las que ha emigrado el sueño.

La tristeza profunda tiene su rostro
en el semblante sombrío y demacrado del reo.

¿Qué hay tras el testimonio de ese rostro?
¿Cuántas horas de infame interrogatorio
sin descanso y amenazante
hecho con saña para incriminarlo?

La tristeza profunda tiene su rostro
en el semblante sombrío y demacrado del reo.

Aislado, rodeado de alimañas asquerosas
solo la profunda oscuridad le acompaña.
Evoca a su familia y el ardiente sol
que le prodigaba sus rayos de oro
en sus labores campesinas.

Mas un día oyó el llamado de su tierra
ultrajada como nunca en su soberanía
y marchó y marchó y marchó…
por los anchos caminos del patriotismo
enraizado en el corazón de su pueblo.

La tristeza profunda tiene un rostro
en el semblante sombrío y demacrado del reo.

Ahora es un prisionero de conciencia.
En secretas audiencias lo juzgan
por crímenes que jamás ha cometido.
Su derecho a defensa propia interferido.
La impostura fabrica la mentira.
Esposado y con traje carcelario,
en su demacrado semblante
encuentra su rostro la tristeza.

(Managua, agosto de 2018)

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: