El desempleo, la mujer y el INSS

Los bebés criados al pecho logran mejores estándares de salud a lo largo de toda su vida. Menos diabéticos, menos leucemia infantil, menos cáncer mamario

Como estrategia de prevención del incremento de mortalidad y desnutrición infantiles, frente a grandes desastres se ha de evitar donaciones de leche y promover lactancia materna. Los bebés criados al pecho logran mejores estándares de salud a lo largo de toda su vida. Menos diabéticos, menos leucemia infantil, menos cáncer mamario.

Alcanzan mejor desarrollo intelectual que cuando son alimentados con leches industrializadas o con una lactancia materna simbólica o mixta. Lactancia exitosa ha de ser exclusiva por seis meses y extendida por dos años. La crisis actual del desempleo puede ser una oportunidad para elevar los índices de esta práctica.

Los hospitales de cabeceras departamentales están cumpliendo los pasos para una lactancia materna exitosa. Se propicia lactancia en la primera hora, el contacto piel con piel y el adiestramiento en la colocación correcta al seno del bebé. Es una buena noticia. Dudoso lo que sucede a nivel comunitario. Las unidades de atención primaria no han sido certificadas por Unicef. Su personal de salud actualmente es obligado a participar cotidianamente en plantones para rebasar las rotondas, en contramarchas y hasta rezos frente a la imagen de un político. Dichosamente las enfermeras no andan en motos reventando chimbombas.

Las maternidades del INSS no han sido certificadas por Unicef. El año pasado el INSS importó 1,400,000 potes de leche mal llamada maternizada para el “subsidio de lactancia materna”, aplicación distorsionada de la Ley de Seguridad Social. En su artículo 97 consiste en un aporte en especie o monetario para la alimentación de la madre lactante y, en casos excepcionales, la entrega de leche especial para el recién nacido.

Hasta la fecha se ha perdido 80,000 empleos formales durante la crisis política. Cuarenta y dos por ciento es empleo femenino, equivalente a más de treinta mil mujeres que dejaron de cotizar al sistema. Las embarazadas desafiliadas han perdido los subsidios por embarazo, parto y lactancia. Si en el hospital se promovió la lactancia materna, dudosamente los centros de salud están en condiciones de continuar apoyando a las madres lactantes. La prioridad son tareas partidarias obligatorias.

Dada la situación actual de estas madres, se necesita de una política de apoyo, promoción y soporte de la lactancia materna a nivel comunitario nacional. ¿Quién la está ejecutando? Así como ONU aplica medidas al gobierno de Nicaragua, puede actuar a través de otras agencias de NNUU como Unicef, para convertir la crisis actual en una oportunidad de rescate de lactancia materna entre la población femenina desempleada. Existen ONG en Nicaragua cualificadas para recibir el apoyo técnico-financiero de Unicef y ejecutar un proyecto de promoción de la lactancia materna.

La autora es pediatra, máster en Nutrición y Lactancia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: