Daniel Ortega le incumple al BID al no reducir pérdidas eléctricas en Nicaragua

Según datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), hasta julio el 21.98 por ciento de promedio de la energía que se inyectó al sistema se perdió

En valor, las pérdidas promedio pasaron de 2,816 millones de córdobas a 3,210.7 millones de córdobas. LA PRENSA/ ARCHIVO

Los cambios propuestos son al artículo 5 de la Ley que establecen las circunstancias en que la distribuidora de energía puede emprender acciones legales contra los usuarios. LA PRENSA/ ARCHIVO

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A pesar que este año el Gobierno de Nicaragua se comprometió con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en reducir las pérdidas energéticas, a cambio de acceder a un préstamo por 65 millones de dólares, las cifras oficiales reflejan que entre enero y julio estas aumentaron en promedio un 5.22 por ciento.

Esto ha provocado que en valor se pierdan 395 millones de córdobas adicionales al acumulado en igual periodo del año pasado.

Según datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), hasta julio el 21.98 por ciento de promedio de la energía que se inyectó al sistema se perdió, superior al 20.89 por ciento en similar lapso del 2017.

Lea además: Usuarios pagarán más por el servicio de energía eléctrica en Nicaragua

En valor, las pérdidas promedio pasaron de 2,816 millones de córdobas a 3,210.7 millones de córdobas, es decir un incremento del 14 por ciento.

El promedio de las pérdidas eléctricas por distribución hasta julio fue superior inclusive que la media global del año pasado, la cual se ubicó en 18.83 por ciento.

Lea también: Usuarios reclaman por incremento injustificado de consumo energético en Granada

Debido a ese incremento de pérdidas a inicio de este año el Gobierno firmó el “Programa de Fortalecimiento del Sector Eléctrico III”, el cual era financiado con un préstamo de 65 millones de dólares por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde se esperaba reducir las pérdidas energéticas en distribución este año, sin embargo se observa un retroceso en este aspecto.

Especialistas en temas energéticos señalan que este fuerte incremento en las pérdidas de energía eléctrica habría sido el resultado de poca inversión en las redes obsoletas, sumando la crisis sociopolítica, ya que desde mayo se desataron tomas de tierras y los precaristas se conectaron a la red de distribución ilegalmente.

El robo de energía es una de las mayores causas de pérdidas para la empresa distribuidora. LA PRENSA/ ARCHIVO
El robo de energía es una de las mayores causas de pérdidas para la empresa distribuidora. LA PRENSA/ ARCHIVO

Puede leer además: Consumidores alarmados denuncian alteraciones en sus facturas de electricidad

“Las pérdidas se elevan por distintos factores, en este caso están más asociadas a la situación de conflicto que hay en el país. Solo los tomatierras incidieron en que ese indicador incrementara, eran nueve mil manzanas que consumieron energía de gratis y como hacían conexiones con alambre de púas, entonces también se generaban pérdidas técnicas”, dijo un especialista en temas energéticos, quien pidió fuera omitido su nombre.

Las tomas de tierras empezaron a mediados de mayo, en junio y julio se observó que esta gente comenzó a conectarse a la red de electricidad ilegalmente, lo que coincide con el aumento.

Lea más en: US$71 millones para alumbrar asentamientos en Nicaragua

“Eso significa que la empresa distribuidora de energía eléctrica debe tener fuertes problemas financieros, claro que bajo la discrecionalidad que se maneja y los beneficios que se le han venido otorgando el gobierno de (Daniel) Ortega, es posible que esté recibiendo oxígeno de otra parte o posiblemente de los mismos usuarios”, confió el especialista.

Usuarios siguen conectados ilegalmente

Por su parte Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt, señala que desde que inició la crisis las metas de normalización del servicio eléctrico en asentamientos y barrios se detuvo. “Cada año se establecen metas de legalizar a los usuarios que están ilegales en asentamientos o barrios económicamente vulnerables, pero desde que inició la crisis entiendo que las metas se vieron afectadas”, reveló Mejía.

Le puede interesar: Tarifa del servicio eléctrico subirá hasta un 17.8 por ciento en Nicaragua

A esto hay que sumarle que la empresa debe darle mantenimiento a las redes y, en este contexto de crisis, el deterioro de las finanzas de la empresa habría ocasionado un freno en la inversión para mejorar las líneas obsoletas, que generan pérdidas técnicas, considera Mejía.

El consumo de energía en Nicaragua ha aumentado, pero también las pérdidas. LA PRENSA/ ARCHIVO
El consumo de energía en Nicaragua ha aumentado, pero también las pérdidas. LA PRENSA/ ARCHIVO

¿Cómo afectan las pérdidas al consumidor?

Sin embargo, eso no implica solo pérdidas para la distribuidora sino también para los usuarios, ya que parte de las pérdidas son asumidas por los consumidores en la factura.

El Factor de Expansión de Pérdidas (FEP), o sea las pérdidas reconocidas por el Estado a través de la tarifa, actualmente equivale al 15 por ciento.

Lea además: Si Gobierno recorta exoneraciones tendría mayor ahorro que en subsidio eléctrico

Es decir que del total de pérdidas (21.98 por ciento), un 15 por ciento la asume el usuario en su factura y el restante (6.98 por ciento), la distribuidora.

Eso encarece el precio de la energía en Nicaragua, ya que a nivel regional el promedio de pérdidas es del 11 por ciento y al usuario le cobran un 5 por ciento de esas pérdidas.

En la región, el país con más pérdidas es Honduras con el 31 por ciento, luego le sigue Nicaragua con el 22 por ciento, Guatemala tiene el 16.5 por ciento; El Salvador, Costa Rica y Panamá tienen un 11.5 por ciento de pérdidas, según la Organización Latinoamericana de Energía (Olade).

El sistema eléctrico nacional cubre más del 90% del territorio de Nicaragua. LA PRENSA/ ARCHIVO
El sistema eléctrico nacional cubre más del 90% del territorio de Nicaragua. LA PRENSA/ ARCHIVO

Puede leer: Usuarios pagarán más por el servicio de energía eléctrica en Nicaragua

Juan Carlos López, coordinador del Centro del Jurídico Social de Ayuda al Consumidor (CJSAC), sostuvo que las pérdidas en el sector pueden seguir aumentando porque muchas personas desde abril perdieron su única fuente de ingresos, cayeron en mora porque dejaron de pagar, le cortaron la energía y muchos se conectaron ilegalmente, en otros casos se dio el abandono de casas por la migración forzada y esos servicios siguen generando facturas pero nadie está pagando.

López también señaló que a esto hay que agregarle que en los meses anteriores muchos usuarios se quejaron por las altas facturaciones, alegando que su consumo había sido alterado; sin embargo, considera que es muy difícil comprobar si realmente la distribuidora está usando ese mecanismo.

Finalmente, López sostuvo que desde hace años la empresa distribuidora tenía que invertir 75 millones de dólares en mejorar el sistema de distribución para reducir las pérdidas técnicas, pero se desconoce el avance de esa inversión.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: