Policía Orteguista mantiene a «Julián el monimboseño» incomunicado

Lázaro García, conocido como el monimboseño, fue apresado el pasado sábado y hasta este miércoles la Policía Orteguista (PO) no ha permitido que vea a sus familiares.

Este es el taller de pólvora de Lázaro García, conocido como Julián el monimboseño, quien fue detenido el pasado sábado. LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

Después de cinco días que Lázaro García, de 72 años, conocido como Julián el monimboseño, fue detenido por la Policía Orteguista (PO), su familia no ha podido verlo y solo les han informado que esta bajo investigación, aseguró una fuente que prefirió guardar su identidad por seguridad.

Lázaro, Ruth Matute y Danny García fueron trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote el fin de semana. La PO llegó a capturarlos a sus casas, en el histórico barrio de Monimbó, en Masaya.

Tenés que leer: Dictadura captura a Lázaro García, quien inspiró la canción Vivirás Monimbó 

El hijo del secuestrado, Lázaro García Arévalo, también fue apresado y sigue encerrado en la delegación policial de esa ciudad.

Las bombas de contacto de «Julián el monimboseño» fueron utilizadas por los sandinistas en los años 70, en contra de Somoza. LA PRENSA/ROBERTO FONSECA

La fuente expresó que la PO les dijo a los familiares de Lázaro que podrían verlo después de ocho días, ya que supuestamente es el tiempo en el que se desarrollan las investigaciones. La familia le ha llevado comida, pero no saben si se la entregan.

Otra fuente había asegurado al diario LA PRENSA que Lázaro García había sido golpeado; precisamente, esa es la insistencia de su familia en verlo, para constatar que él está bien.

La PO capturó a seis personas el sábado, tres de la familia Suazo y los otros de los García; de estos, tres fueron dejados en libertad, incluido Danny García, quien después volvió a ser capturado por la policía al servicio de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Lea también: Sepultan a dos hombres asesinados durante la «operación limpieza» 

La redada en Monimbó ocurrió después que la noche del viernes se escucharan explosiones de bombas de contactos en varios puntos de la ciudad. Esta bomba casera fue uno de los elementos que utilizaron los monimboseños junto con morteros para defenderse de la violencia estatal ejecutada por grupos irregulares armados; dejó al menos 36 muertos, según reporte de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

Lázaro es un pirotécnico reconocido por su oficio; de hecho, sus bombas de contacto fueron utilizadas por los sandinistas en la lucha contra la dictadura somocista. Él, ahora está encerrado en uno de los lugares que según organizaciones de derechos humanos, funciona como un centro de torturas.