Policía Orteguista desaloja a tomatierras en Carretera Nueva a León

Al menos unas 20 patrullas se desplazaron hasta el lugar para desalojar a los ciudadanos que invadieron aproximadamente 60 manzanas de tierras

tomatierras, Carretera a León

El operativo policial inició la noche de este miércoles y las chozas que los ciudadanos habían construido en el lugar fueron destruidas y quemadas. LA PRENSA/Manuel Esquivel

De nada le sirvió a los tomatierras asentados a la orilla de la Carretera Nueva a León bautizar su improvisado barrio con el nombre 39/19 y colgar banderas rojinegro porque un convoy de la Policía Orteguista los desalojó, al mismo tiempo que hacía arder las champas encontradas a su paso en un operativo que inició la noche del miércoles y se prolongó hasta el jueves.

Aunque el régimen de Daniel Ortega mantiene una ofensiva de desalojo, desde septiembre pasado y para hacer creer que todo vuelve a la normalidad, los precaristas que habían botado árboles y levantado chozas con plástico y zinc viejo, guardaban la esperanza de no ser sacados y quedarse a vivir allí hasta su muerte.

Pero no hubo excepción ni reparo porque unas 20 patrullas policiales llegaron a los terrenos de la antigua finca la Praga y se encargaron de no que no quedara nadie ni nada en pie.

Los desalojados estimaron que en la propiedad privada, cuya extensión es de unas 60 manzanas, habían cerca de 1,500 familias y reconocieron que se instalaron desde hace dos meses.

Al momento del desalojados no pusieron oposición. “Algunos no estaban ni saben lo que pasó con sus casas. Más adentro está todo desolado, destruido”, dijo uno de los precaristas la mañana de este jueves..

Consecuencia política por el engaño

Al ser hechas pedazos las ilusiones de las personas que habían invadido la propiedad de Carretera Nueva a León, exactamente en el kilómetro 17, el régimen indudablemente que sufrirá consecuencias políticas.

“No estaba aquí cuando sacaron todo. Todo estos son votos menos para él (Ortega). Cuando vine en la mañana todo estaba desbaratado ahí. Yo estaba en mi casa. Esto nos lo habían dado y nos dijeron que el comandante nos iba ayudar”, expuso uno de los afectados que no quiso dar su nombre.

“Teníamos luz y todo y fuimos desalojados. Nos fueron a meter las palas mecánicas al fondo. Nos dijeron que nos fuéramos, que las propiedades no eran del presidente Daniel sino privadas. La Policía nos metió la pala mecánica, anduvieron quemando todo y no dejaron a la gente sacar sus cosas. El comandante Daniel está caído ya, no hay votos, nos manda a desalojar, no tenemos donde vivir, tengo como diez años de alquilar y nos vienen a sacar como perros”, aseguró Carolina Hernández mientras se llevaba un poco de madera en un carretón de caballo.

Umanzor Segura señaló que esas tierras la tomaron el 19 de julio y por eso nombraron al lugar 39/19, el comandante se queda. “A veces uno no alcanza con su familia, pero la Policía nos dijo que por favor saliéramos, que la propiedad era privada”.

Puede leer: Continúa el desfile de tomatierras desalojados por el régimen de Ortega

El primer desalojo en Managua ocurrió el 21 de septiembre y fue en la parte este del Country Club Nejapa. Siguió con las personas asentadas ilegalmente detrás de la pista de aterrizaje del aeropuerto Augusto C. Sandino y cerca del complejo habitacional Ciudad Belén.

Luego se ejecutó a la orilla de la Pista Suburbana, donde estaban tomadas varias propiedades privadas y creyendo que no serían desalojados por el régimen que se autonombra “cristiano, socialista y solidario” se habían conectado al agua potable y energía eléctrica.

Negocio con las tierras

Al tener el aval del régimen de Daniel Ortega para invadir propiedades privadas, algunas personas han aprovechado para cobrar por cada lote. Los precios han variado dependiendo del lugar pero al final ha habido el mismo resultado: personas que dieron dinero y fueron desalojados porque no recibieron ningún documento que lo respaldara.

El régimen dio la orden de tomarse terrenos como mecanismo de presión a la cúpula empresarial del país en esta crisis sociopolítica.

Lea además: Desalojos de tomatierras buscan simular la “normalidad” en Nicaragua

 

 

«No estaba aquí cuando sacaron todo. Todo estos son votos menos para él. Cuando vine en la mañana todo estaba desbaratado ahí. Yo estaba en mi casa. Esto nos lo habían dado y nos dijeron que el comandante nos iba ayudar», expuso uno de los afectados que no quiso dar su nombre

También: Precaristas empiezan a abandonar champas en el kilómetro 17 de Carretera Nueva a León