Pese a la crisis las empresas de zona franca de Nicaragua planean crecer

Aunque no han escapado a los estragos de la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 179 días, las empresas que operan bajo el régimen preferencial de zona franca no se han visto obligadas a realizar despidos masivos y confían en cerrar el 2018 con una expansión aunque sea leve

LA PRENSA /Archivos

Aunque no han escapado a los estragos de la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 179 días, las empresas que operan bajo el régimen preferencial de zona franca no se han visto obligadas a realizar despidos masivos. Además, aunque no podrán alcanzar la meta de crecimiento prevista para este año, confían en cerrar el 2018 con una expansión aunque sea leve.

“El empleo se mantiene e inclusive la expectativa es que para fin de año se incremente aunque sea un poco. No es cierto que se hayan perdido miles de empleos, como se mencionó equivocadamente en algunos medios de comunicación”, dijo el director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), Dean García.

Lea también: Crisis sociopolítica sacude fuertemente el mercado laboral de Nicaragua

Según García, en agosto las empresas de zona franca empleaban a 124 mil personas, de las cuales unas setenta mil laboraban para empresas del sector textil, y añade que en los últimos meses el movimiento del empleo ha sido únicamente provocado por la renuncia de algunos empleados y no supera las sesenta plazas.

Cifras oficiales son de mayo

Dado que desde el inicio de la crisis el Banco Central ha optado por retrasar la publicación de sus informes, el último reporte disponible en el sitio web de la entidad incluye datos de mayo cuando las 204 empresas registradas en el sector generaban 119,108 empleos.
Pese a que no reportan el cierre de ninguna de las empresas, ni despidos masivos, García aclara que eso no significa que hayan escapado a los estragos de la crisis.

Puede leer también: Funides: entre abril y julio se perdieron 347 mil empleos por la crisis en Nicaragua

“En enero estábamos creciendo al 15 por ciento y en julio tuvimos un bajón terrible, el volumen de las exportaciones cayó uno por ciento, si eso no es el impacto de la crisis no sé cómo se le puede llamar. Afortunadamente nos comenzamos a recuperar y en agosto el volumen de los envíos creció tres por ciento y el valor cerca del cinco por ciento”, detalla García.

También puede leer:  FMI: Nicaragua volverá a crecer 4% hasta 2022 y recuperación de la crisis será lenta

No obstante, advierte que pese a esta mejoría, lo perdido entre abril y junio no se recuperará y no será posible alcanzar la meta inicial de crecimiento. “Esperamos cerrar en positivo, aunque sea un crecimiento bajo, pero crecimiento al final”, dice García.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: