Nicas marchan en Miami denunciando la dictadura Ortega-Murillo

Centenares de nicaragüenses portando la bandera azul y blanco recorrieron la tarde del sábado las calles de la ciudad de Miami durante la marcha Azul y Blanco, exigen la salida del poder del dictador Daniel Ortega y la dictadora Rosario Murillo, la libertad de los presos políticos, y el cese de la represión

“Hitler y Ortega son la misma cosa”, fue una de las consignas que coreaban manifestantes nicaragüenses en la ciudad de Miami frente al Consulado General de Nicaragua. Los nicas se concentraron ahí donde concluyó la tercera gran marcha Azul y Blanco, para exigir la libertad de los presos políticos a manos de la dictadura de Daniel Ortega y su pareja Rosario Murillo Zambrana.

Lea además: Autoridades estatales exigen a los trabajadores mayor presencia en las marchas orteguistas en Granada

Centenares de nicaragüenses portando la bandera azul y blanco recorrieron la tarde del sábado las calles de la ciudad de Miami durante la marcha Azul y Blanco, exigen la salida del poder del dictador Daniel Ortega y la dictadora Rosario Murillo, la libertad de los presos políticos, y el cese de la represión.

El recorrido dio inicio en el parque José Martí y concluyó en la representación consular de la dictadura orteguista.

Cientos de nicaragüenses marchan en Miami contra la dictadura Ortega-Murillo. LA PRENSA/J.FLORES

Somoza, Ortega y Hitler

“En Nicaragua se han cometido crímenes de lesa humanidad, han muertos niños a manos de la Policía que superó a la Guardia Nacional. Somoza le queda chiquito, Ortega se compara a Hitler”, dijo el líder estudiantil Lesther Alemán, que se unió a la marcha fue organizada por Nicas Autoconvocados de Miami, y Nicas Unidos USA.

Una marcha simultánea se llevó a efecto en la ciudad de San Francisco, California, sumándose al clamor de libertad para los presos políticos.

Puede leer: Daniel Ortega replica guión represivo de Nicolás Maduro contra las protestas

Alemán permanece en Estados Unidos desde finales de septiembre para denunciar al régimen Ortega-Murillo, y hacer incidencia internacional sobre la crisis sociopolítica que afecta a Nicaragua desde el pasado 18 de abril, día que iniciaron las protestas.

Milton González, de Nicas Autoconvocados en Miami, dijo que la marcha también tiene el propósito de demandar al gobierno de Estados Unidos aprobar la Ley de sanciones contra el régimen de Daniel Ortega, que permanece en el pleno del Senado en espera de votación.

«Muerte a la dictadura»

Añadió que otros de los objetivos son en apoyo a un paro nacional, así como la libertad inmediata de los prisioneros políticos secuestrados por los paramilitares y la Policía.

“Fuera la dictadura Ortega Murillo de Nicaragua, “Justicia”; “Juntos somos un volcán”, “Vamos ganando”, rezan las pancartas que portaban los manifestantes que marcharon vestidos de azul y blanco.

También: Flor Ramírez, la señora del huipil azul y blanco que no falta en las marchas

“Muerte a la dictadura, Nicaragua será libre”, “de que se van se van y sino los sacamos”, libertad para nuestros presos políticos”, “Viva Monimbó”, era parte de las consignas que se escuchaban durante el recorrido de la manifestación.

La marcha fue acompañada por venezolanos exiliados en Estados Unidos que marcharon con la bandera de su país en solidaridad con el pueblo de Nicaragua. Ambos países luchan por ser libres de las dictaduras que les gobiernan.

Uno de los autoconvocados que participó en la marcha denunció que los representantes en el Consulado de Nicaragua en Miami no le entregan su pasaporte que está en trámite desde hace cinco meses.

Lea también: El joven autoconvocado asesinado Denis Madriz había denunciado asedio de los CPC en su barrio

“Daniel Ortega va a pagar por cada uno de sus crímenes y aquellos que han sido cómplices como (los funcionarios de) Migración por retener salidas, por girar órdenes de restricción de salidas contra los nicaragüenses que no hemos hecho nada”, fue la respuesta de Alemán a la queja del autoconvocado en Miami.

No al conflicto armado

Alemán dijo que Ortega no quiere la restauración de la mesa del diálogo porque esta claro que ahí lo que se va a negociar su salida, y que el objetivo es una solución pacífica al conflicto.

“Ya nosotros estamos curados, hay heridas que quedaron abiertas del 70, 80 y 90 que no pudieron sanar en Nicaragua, pero nosotros no queremos llegar al conflicto armado para no darle gusto a Ortega, nosotros si queremos la paz, el nicaragüense si quiere la tranquilidad para cada uno de los que están viviendo dentro, para los que están en el exilio en Costa Rica y para muchos que están en Nicaragua en casas de seguridad, por eso es que decimos que queremos una salida pacífica a la crisis, el dictador no se va a salir con la suya”, afirmó Alemán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: