Enimex retorna el país a los 80, según Funides

Los poderes que le otorgará una iniciativa de ley a la Empresa Nicaragüense de Importaciones preocupan al sector privado, por la discrecionalidad que le asigna

Los diputados del PLC votaron en contra de la entrada de militares a Nicaragua en los próximos meses, por considerarlo inoportuno. LA PRENSA/ JADER FLORES

Dadas las nuevas facultades que le otorgará la aprobación de la iniciativa de ley presentada esta semana por el Ejecutivo en la Asamblea Nacional, esta se convertirá en Empresa Nicaragüense de Importaciones y Exportaciones (Enimex). LA PRENSA/ JADER FLORES

Aunque en los últimos treinta años la Empresa Nicaragüense de Importaciones ha funcionado, los poderes discrecionales que le otorgará una iniciativa de ley presentada en la Asamblea Nacional preocupan al sector privado, por la discrecionalidad que le asigna y porque la faculta a crear empresas mixtas, algo que en los ochenta durante el primer mandato de Daniel Ortega demostró ser un fracaso.

Lea también: Régimen mete más ruido con empresa estatal Enimex

Según el régimen Ortega-Murillo, la Empresa Nicaragüense de Importaciones (Enimport) desde hace más de treinta años se ha dedicado a comercializar donaciones para crear fondos de contravalor y financiar programas sociales. En la última década ha comercializado trigo importado de Rusia, utilizado para mantener estable el precio de la harina.

También importa productos para algunas instituciones del Estado, principalmente las relacionadas con la atención de desastres, las del sector metal-mecánico y para el Ministerio de Salud. Dadas las nuevas facultades que le otorgará la aprobación de la iniciativa de ley presentada esta semana por el Ejecutivo en la Asamblea Nacional, esta se convertirá en Empresa Nicaragüense de Importaciones y Exportaciones (Enimex).

“Lo que más llama la atención es el énfasis que se le da al tema discrecional. Esos poderes discrecionales en derecho público son complicados porque la ley tiene que ser bien específica, porque en la función pública no se puede hacer más de lo que la ley establece y al dejar la discrecionalidad me parece que se le dan demasiados poderes”, dijo Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Puede leer: Nicaragua firma con empresas acuerdo para comprar trigo procedente de Rusia

Según Chamorro, la ley le otorgará a esta empresa la facultad de crear otras empresas de capital mixto: “Al leer el anteproyecto de ley da la impresión de que es una empresa que podrá formar empresas y de economía mixta, es decir, regresar un poco a la mentalidad estatista de los ochenta con el concepto de economía mixta, en el que el sector público tenía acciones o poderes en empresas donde puedan participar también empresarios privados”.

El problema es que está demostrado que ese esquema de economía mixta no es viable. “Eso ya se probó en los ochenta. Aquí se deshicieron muchas empresas del Estado y hay un cementerio de empresas mixtas de las cuales podemos recordar todavía que tuvieron un completo fracaso. El tema del Estado como empresario no ha funcionado ni en Nicaragua ni en otros países, salvo algunas raras excepciones”, advirtió Chamorro.

También: Pese a la crisis las empresas de zona franca de Nicaragua planean crecer

Desde el mismo momento en que se apruebe la ley y se le otorguen a Enimex las facultades para importar y exportar, “que es lo que en esencia hacen los empresarios”, se convertirá en competencia del sector privado.

“Y ese es un tema que creo que en el mundo está bastante superado, porque la función del sector público es crear las condiciones para que el sector privado pueda trabajar, florecer, generar empleo y riqueza, no hacer competencia al sector privado”, señaló Chamorro.

Empresa mixta

Isabel Castillo, directora ejecutiva de la Empresa Nicaragüense de Importaciones (Enimport), en conferencia de prensa a medios oficialistas detalló que la empresa continuará importando trigo para mantener estable el precio de la harina, pero también planea impulsar la construcción de un complejo agroindustrial en Chinandega, para acopiar y almacenar trigo y otros granos con el fin de que puedan ser comercializados y exportados, en alianzas estratégicas entre el sector público y el privado, con el objetivo de incrementar las exportaciones e importaciones del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: