Policía Orteguista detiene e interroga a equipo del Diario LA PRENSA y otros medios

A pesar que los periodistas se identificaron con sus respectivos carné del medio para el que laboran, a los oficiales nos les importó y los intimidaron con la requisa y les tomaron sus datos como si se tratara de investigados, violando sus derechos constitucionales y laborales.

El reportero gráfico de Reuters, Oswaldo Rivas, yace en el pavimento al ser atropellado por un paramilitar orteguista que quería impedir la cobertura periodística a la represión policial. LAPRENSA/CORTESÍA

El régimen de Daniel Ortega sigue demostrando su intolerancia a la libertad de expresión y al periodismo independiente, al mandar a la policía bajo su servidumbre a aplastar el domingo reciente una protesta pacífica en Camino de Oriente y arremeter contra los medios de comunicación que daban cobertura a la brutalidad.

Así que mientras la Policía Orteguista (PO) arrastraba a los ciudadanos autoconvocados hacia las patrullas, paramilitares y policías de inteligencia agredían y perseguían a los medios de comunicación independientes.

Lea además: Brutal represión orteguista deja 38 manifestantes detenidos en Camino de Oriente

Luego de disolver brutalmente la concentración y detener 38 personas, un motorizado de civil siguió el vehículo del Diario LA PRENSA, donde también viajaba un equipo de 100% Noticias.

Venían de Camino de Oriente y cuando circulaban por Altamira dos patrullas los interceptaron, exigiendo que se bajaran todos y pese a presentar las credenciales de periodistas, anotaron los nombres de todos en una lista, preguntaron si se portaban armas y los mantuvieron en el lugar durante veinte minutos, sin permitir realizar llamadas o enviar mensajes.

En paralelo una oficial, con número de chip 26159, requisó minuciosamente todo el vehículo de LA PRENSA y luego le dijo a los dos equipos periodísticos que la crisis en parte era “por las noticias falsas que se difundían”.

Puede leer: Los videos que muestran la brutal represión orteguista en Camino de Oriente

Una vez que la Policía Orteguista tuvo en sus manos los nombres de todos los periodistas y conductores de este medio y 100% Noticias, lo comunicó a través de una llamada y esperó “instrucciones”.

Se les preguntó cuál era la razón de la detención y uno de los uniformados dijo escuetamente que era “inspección de rutina” y que la Policía “estaba facultada para hacerlo cuando quisiera”.

Una situación igual le ocurrió al equipo periodístico de El Nuevo Diario. La camioneta de ese medio fue interceptada en plena rotonda Centroamérica, luego que un vehículo con soplones del régimen le hizo de seña a los agentes del orteguismo. A este equipo se le preguntó si portaba armas de fuego, se le solicitó identificaciones y se le mantuvo retenido por unos veinte minutos mientras se esperaba orden de los superiores vía telefónica.

Además, al equipo periodístico de 100% Noticias, la Policía Orteguista minutos antes le intentó robar la cámara de video cuando grababa la bestial redada en Camino de Oriente.

Luego que un motorizado de civil siguió la camioneta del Diario LA PRENSA, dos patrullas la interceptaron en Altamira, donde requisó todo el vehículo. Duró cerca de 20 minutos.
LAPRENSA/J. FLORES

Lesión en una pierna por el impacto

Un paramilitar a bordo de una motocicleta arrolló al reportero gráfico de la Agencia Reuters, Oswaldo Rivas, a quien en otra marcha el 23 de septiembre la habían disparado con una escopeta de perdigones.

Rivas este domingo resultó lesionado en una pierna luego de ser atropellado.

El atentado ocurrió cuando el reportero gráfico fotografiaba a la Policía Orteguista mientras apresaban y golpeaban a un manifestante.
Rivas estuvo a punto de ser herido en la manifestación del domingo 23 de septiembre, cuando paramilitares abrieron fuego en el sector de Las Américas 3, asesinando al adolescente Matt Romero.

Ese día resultaron heridos el periodista Winston Potosme y el reportero gráfico Inti Ocón, cuando daban cobertura a la marcha cívica que fue acechada y atacada por el régimen.

Potosme recibió un balazo en uno de sus brazos y Ocón charneles, quedando grabado el ataque de los paramilitares, pero que las autoridades apartaron la mirada en otra evasión de justicia verdadera.

Motorizados atacan a quienes graban

Los niveles de intolerancia y represión del régimen de Daniel Ortega ha llegado a un punto que, además de criminalizar la protesta cívica y atacar a los medios independientes, agrede a los ciudadanos que graban los atropellos con sus celulares.

También: Presos políticos: un grito desde las cárceles de Nicaragua

Este domingo, mientras la Policía Orteguista arrastraba a los manifestantes azul y blanco, las fuerzas de choque tiraban piedras con huleras a todos los conductores que pasaban grabando por Camino de Oriente.