Brutalidad de la Policía Orteguista contra manifestantes en Nicaragua

La Policía Orteguista reprimió brutalmente a manifestantes que pretendían marchar en Managua. Más de 30 personas fueron detenidas

Nicaragua, protestas

La brutalidad de la policía al servicio del régimen orteguista no respetó a jóvenes ni adultos ni personas de la tercera edad. A todos por igual los reprimió con salvajismo. LA PRENSA/O. NAVARRETE

Un día después que el dictador Daniel Ortega y su pareja Rosario Murillo rindieran honores a la santidad de San Romero de América, el primer santo de la región centroamericana, ordenaron a la policía bajo su servidumbre reprimir brutalmente a manifestantes que pretendían marchar en Managua. La nueva jornada de represión no respetó ni jóvenes ni adultos mayores.

Lea además: Brutal represión orteguista deja 38 manifestantes detenidos en Camino de Oriente

Los ciudadanos aglutinados en la Unidad Nacional Azul y Blanco habían convocado para el domingo la marcha pacífica, sin embargo, desde tempranas horas de la mañana centenares de policías, turbas, paramilitares, empleados públicos y fanáticos del régimen se tomaron rotondas y avenidas del centro de Managua, para impedir la manifestación.

Policía Orteguista detuvo el 14 de octubre en camino de oriente a más de 20 manifestantes. LA PRENSA/ O. NAVARRETE

Pese al asedio, los ciudadanos comenzaron a llegar por las vías alternas a Camino de Oriente y comenzaron a exigir libertad y justicia para Nicaragua, pero de inmediato fueron cercados. Por algunos minutos, los ciudadanos se refugiaron en un supermercado en Camino de Oriente, para protegerse de la rabia policial.

Puede leer: Costa Rica pide información de un ciudadano tico detenido en Camino de Oriente

Sin embargo, los autoconvocados decidieron salir del centro de compras para realizar un plantón en vez de la marcha ante el bloqueo policial. Cuando comenzaban a expresarse, la Policía Orteguista inició a reprimir y apresar arbitrariamente a los ciudadanos, en su mayoría personas de la tercera edad, así como a reconocidos políticos y líderes de movimientos sociales.

Decenas de manifestantes fueron agredidos por la Policía Orteguista en Camino de Oriente. LAPRENSA/J.FLORES

Uno de los primeros detenidos por la guardia orteguista fue el presidente del Movimiento por Nicaragua, José Antonio Peraza; seguido de varias personas de la tercera edad, entre estos el médico Francisco Ortega y la activista histórica Marlen Chow.

“Me están arrestando por pedir la libertad de Nicaragua”, denunció Peraza, mientras era arrestado.

También: Los videos que muestran la brutal represión orteguista en Camino de Oriente

La Policía del régimen se auxilió de cárceles móviles para apresar arbitrariamente a los manifestantes, que solo agitaban la bandera azul y blanco.

Una ciudadana exhortaba a los policías que no actuaran con violencia y que no obedecieran órdenes “del dictador porque todos somos el mismo pueblo”, pero las súplicas no eran escuchadas por los gendarmes desenfrenados del dictador.

Organismos de derechos humanos nacionales e internacionales han pedido el cese a la violencia por parte del régimen orteguista. LAPRENSA/O. NAVARRETE

Apresan a María y con todo y rosario

Una señora de la tercera edad que sostenía un rosario y dijo llamarse María, imploraba a los hombres armados que no golpearan a un ciudadano que era arrastrados por este. La ciudadana también fue arrestada sin compasión.

Margarita Vijil, expresidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), enfrentó a los antimotines para impedir que se llevaran detenida a una señora, pero al final también fue apresada con violencia y tirada en la tina de una patrulla. “¡Libertad, libertad, libertad!”, gritaban los manifestantes, mientras continuaba la represión en su contra.

En el operativo participaron más de trescientos antimotines y policías, quienes sin mediar palabra arrastraron y golpearon a los protestantes, mientras fuerzas de choque del régimen lanzaban piedras con huleras a todo conductor que intentaba grabar la escena macabra desde su vehículo.

Lea: Luis Almagro y organismos internacionales exigen a Ortega que cese la represión

La Policía Orteguista mediante un comunicado informó que de los 38 detenidos, ocho fueron liberados y treinta están siendo investigados para “determinar niveles de responsabilidad penal” y remitirlas a la Fiscalía para ser procesadas.

LA PRENSA/Uriel Molina

Kassía Chavarría con lágrimas denunció que su esposo, Mauricio Ríos, fue bajado de su vehículo para luego ser detenido. “Es increíble, lo bajaron de su vehículo de forma injusta. No podemos ni expresarnos”, expresó la ciudadana.

Condena de la comunidad internacional

La represión orteguista fue condenada de inmediato por la comunidad internacional.

“Exigimos al gobierno de Nicaragua libere a manifestantes retenidos, respete el derecho a la protesta pacífica en el país y cese la represión y todo tipo de intimidación contra líderes políticos y la población civil”, escribió Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Twitter.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) reiteró en su cuenta de Twitter el llamado al régimen orteguista a que cese de inmediato el acoso, la intimidación y la penalización de las protestas.

“Inaceptables actitudes represivas y autoritarias en este momento en Nicaragua. Estado de Excepción se va consolidando con medidas estatales incompatibles con la democracia y los derechos humanos”, dijo por su parte Paulo Abrao, de la CIDH.

Más de 300 antimotines y policías rodearon a los manifestantes y al menos 20 resultaron detenidos. LAPRENSA/O. NAVARRETE

Cardenal llama a dialogar

El cardenal Leopoldo Brenes lamentó el domingo la represión policial contra los manifestantes. Brenes insistió en la necesidad de un diálogo para resolver la crisis que vive el país desde abril pasado. “Es una lástima que se tomen estas actitudes, porque esto no abona en nada a la paz”, dijo Brenes a periodistas en referencia a la represión de ayer en Managua, donde varias personas fueron detenidas.

Las organizaciones humanitarias locales e internacionales han calculado entre 322 y 512 el número de muertos en el contexto de las manifestaciones, y consideran a unas 459 personas detenidas como “presos políticos”. Las protestas contra Ortega iniciaron el 18 de abril pasado por unas reformas a la seguridad social que fueron anuladas en un intento por contener la crisis, que se convirtió en la exigencia de su renuncia y la de su pareja, la dictadora Rosario Murillo.

Ortega se equivoca

“Estamos muy indignados por la brutalidad de hoy (este domingo) y la de todos estos meses. Pero Ortega se sigue equivocando, creyendo que con la fuerza va a someter al pueblo de Nicaragua. Todo lo contrario ¡No daremos ni un paso atrás! Seguiremos en las calles porque es nuestro derecho constitucional. Seguiremos en las calles hasta que Ortega libere a todos nuestros presos y presas políticos. Y hasta que liberemos a Nicaragua de la dictadura Ortega Murillo”, demandó Violeta Granera, luego de la ola represiva del domingo.