Liberan a los manifestantes secuestrados por la Policía Orteguista en Camino de Oriente

Los liberados son Allan Cordero, Marcela Martínez, Ana Lucía Álvarez Vigil, Deysi Tamara Dávila Rivas, Mauricio Ríos, Freddy Ramírez y Sandra Cuadra

Marcela Martínez Guzmán y su esposo, Allan Cordero Ocón, fueron uno de los primeros liberados. LA PRENSA/ TOMADA DE REDES SOCIALES

La Policía Orteguista liberó este lunes a los manifestantes detenidos este domingo en Camino de Oriente. Uno de los primeros liberados fue el costarricense Allan Cordero Ocón, de 40 años y su esposa, la ciudadana estadounidense Marcela Martínez Guzmán, Ana Lucía Álvarez Vigil, Deysi Tamara Dávila Rivas,  Mauricio Ríos, Freddy Ramírez y Sandra Cuadra.

Ocón y su esposa fueron secuestrados el domingo en el sector de Camino de Oriente por la Policía Orteguista cuando se disponían a participar en la marcha azul y blanco “Unidos por la Libertad”, contra el régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.

La liberación se dio después de un intercambio de comunicados entre autoridades costarricenses y nicaragüenses, pues el Consulado General de Costa Rica en Nicaragua el domingo consultó a las autoridades de Nicaragua sobre la presunta detención y condición jurídica del ciudadano Cordero Ocón, informó la vicepresidenta del país vecino, Epsy Campbell. Óscar Camacho, cónsul general de Costa Rica en Nicaragua, explicó que de confirmarse la información, se procedería a solicitar una visita al centro de detención para verificar el estado de salud y las condiciones en las que se encuentra Cordero.

Costa Rica hace el llamado y Ortega responde

El Gobierno costarricense hizo el mismo domingo un llamado, al cese inmediato de la represión y las detenciones arbitrarias. Así mismo pidió respetar el derecho legítimo a la protesta, a la libertad de expresión, a la reunión pacífica y a la participación política de la población.

“Hago un llamado urgente al cese inmediato de la represión en Nicaragua. Las detenciones arbitrarias y la intimidación contra medios de comunicación, estudiantes, defensores de los derechos humanos y miembros de la Iglesia Católica son inaceptables”, expresó el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado en su cuenta de Twitter.

Mientras tanto, el régimen de Ortega respondió llamándolos «injerencistas e irrespetuosos» que no se metieran en asuntos de la nación porque Nicaragua no se mete en los problemas sociales que ellos también están enfrentando en su país.

En respuesta, el régimen orteguista envió una carta de protesta al mandatario costarricense, en el que aseguraron que “ante las irrespetuosas e injerencistas declaraciones del Presidente Carlos Alvarado de Costa Rica, sobre asuntos internos de Nicaragua, expresa su desacuerdo y rechazo categórico, así como también rechazamos la interferencia pretenciosa e insolente del Comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, publicados ambos este domingo 14 de octubre”.

La Policía Orteguista informó el mismo domingo mediante comunicado que realizó 38 detenciones en el sector de Camino de Oriente. Los arrestos ilegales se dieron con lujo de violencia y desproporción. Un día antes la PO amenazó con reprimir y encarcelar a los manifestantes que no tuvieran permiso previo de ellos para manifestarse, violando el derecho constitucional de reunión pacífica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: