Comerciantes del mercado de Jinotepe resienten la crisis económica en Nicaragua

El alza en los precios de ciertos productos, las lluvias y la crisis sociopolítica del país ha afectado las ventas, aseguran los comerciantes

Martín Berroterán, vendedor de perecederos, manifiesta que desde que estaban los tranques en esta región se venía sintiendo la baja en las ventas. LA PRENSA/ Mynor García

Martín Berroterán, vendedor de perecederos, manifiesta que desde que estaban los tranques en esta región se venía sintiendo la baja en las ventas. LA PRENSA/ Mynor García

El alza en los precios de ciertos productos, las lluvias y la situación sociopolítica del país han afectado las ventas de los comerciantes del mercado Jorge Matus Téllez en Jinotepe . Ante la poca visita de compradores en el mercado, muchos comerciantes han abandonado sus tramos.

Martín Berroterán, vendedor de perecederos, manifiesta que desde las protestas en contra del régimen orteguista en la ciudad y la represión gubernamental a los manifestantes ha habido una baja en las ventas. “Hubo un tiempo que no estuvo entrando el transporte al mercado y eso nos afectó económicamente. Los productos se nos malearon y ahora estamos empezando de cero, no hemos podido recuperarnos”, dijo Berroterán.

Lea además: Vendedores se quejan de que la Alcaldía no los deja instalarse en el centro histórico de Jinotepe

Berroterán considera que el alza en los precios y las lluvias también les ha afectado, pues “el mercado queda muy largo y la gente para no mojarse, prefiere quedarse en el centro histórico de la ciudad comprando”, agrega.

Expuso que los vendedores ambulantes de perecederos que circulan en triciclos en el centro histórico de la ciudad, específicamente en el reparto San Juan, también los perjudican porque “mucha gente que se pudiera ir acostumbrando a comprar a este mercado, no lo hace porque tienen que pagar taxi y en el viejo mercado encuentran todo lo que hay aquí, se crea una competencia desleal”.

El comerciante reconoce que se han dado avances en cuanto a condiciones y en el reordenamiento de los negociantes, pero “lo único que tenemos atrasado es una promesa de la Alcaldía que nos iban a recarpetear todas las calles alrededor del mercado, porque están deterioradas. Eso está pendiente y esperamos que ese proyecto, se pueda ejecutar este año”, asegura.

Puede leer: Mayoría de vegetales subieron de precio en los mercados capitalinos

Kenia Vargas, comerciante de ropa usada, refiere que a ella también le ha ido mal con las ventas. “Pienso que las ventas se han bajado porque la gente no tiene dinero y porque muchas quedaron en el desempleo. La lluvia y todo lo que ha pasado en el país, también ha afectado”, dice.

Así lucen algunos tramos del mercado de Jinotepe. LA PRENSA/Mynor García

Muchos de los marchantes trabajan con préstamos que le hacen los usureros y a veces les cuesta conseguir para dar los abonos. “La situación ha estado bastante dura, hemos logrado sobrevivir por la gracia de Dios, pero quien sabe hasta cuándo llegaremos, porque hay poca visita de compradores”, expresó Vargas, quien aduce que, por el mal estado del andén, en este temporal lluvioso se le ha inundado su tramo en varias ocasiones.

También: Comerciantes informales se instalan en nuevas zonas de Granada

Los comerciantes también muestran su inconformidad por el agua de lluvia que se mete a algunos tramos y por el deterioro de ciertos andenes.

Acuerdos

Sobre la mala racha que están atravesando los comerciantes, Ana Cortés, de la Asociación de Comerciantes comenta que muchos de ellos han reestructurado sus deudas con los bancos y los usureros.

Lea además: Dos familias temen quedar soterradas en el barrio La Quebradita, en Jinotepe

Cortés, quien es vendedora de zapatos y de chinelas de hule, dice que antes de los tranques vendía más de diez pares, “ahora con costo solo dos, esto está feo…, nos va a costar restablecernos, pero ahí vamos en la lucha”, sostiene.

La Intendencia refirió que la poca visita de compradores y el deterioro de los andenes es por el exceso de lluvia y que se está pendiente de construir dos cajas de registro de aguas pluviales.