Managua tendrá un nuevo cementerio en 2019

El nuevo cementerio en Managua se construirá en 2019 con fondos de la Alcaldía, ante la saturación de los existentes. La inversión es de 10 millones de córdobas

Nuevo cementerio de Managua

Al existir una pista de cuatro carriles y en concreto hidráulico, la Alcaldía de Managua decidió construir el nuevo cementerio en Sabana Grande. LAPRENSA/R.FONSECA

Finalmente la Alcaldía de Managua construirá un nuevo cementerio municipal, al estar disponible solo la Puerta del Cielo, ubicado en el barrio Milagro de Dios y estar a punto de clausurarse por no haber más espacio para dar santa sepultura.

De acuerdo al borrador del Plan de Inversión Anual (PIA) 2019, la comuna apuesta a destinar diez millones de córdobas para ejecutar la primera etapa del camposanto, que consiste en desarrollar movimientos de tierra, terracería, lotificación y replanteo de calles y andenes.

“La municipalidad de Managua programa acciones de desarrollo urbano a corto plazo, en su primera etapa, fundamentado en la urgente necesidad de proveer nuevos espacios ante el agotamiento de los ya existentes”, justifica la comuna en la ficha del proyecto.

Al haber pocos lotes disponibles en la Puerta del Cielo desde hace varios años, la entonces alcaldesa de Managua, Daysi Torres, informó a la prensa nacional en noviembre de 2014 que para 2016 habría uno nuevo. Pero este empezará a construirse a partir del próximo años.

Según la ficha del proyecto, el nuevo camposanto tendrá un área de 282,005 metros cuadrados y estará ubicado en Sabana Grande, aprovechando que la municipalidad ha concluido la pista de cuatro carriles que conecta con el sector de Las Jagüitas.

En esa misma zona está localizado un cementerio privado, que ante la falta de espacio en los municipales, han florecido en los últimos años.

Maquillaje de todos los años

En víspera del Día de las Madres y el Día de los Fieles Difuntos, la Alcaldía de Managua corre a maquillar los cementerios de la capital. Pinta las cunetas, mejora la señalización horizontal y retira el monte que crece alrededor de las tumbas.

En el resto de meses del año la maleza crece a su antojo, viéndose abandonados los camposantos.